Día oscuro y ‘Soleado’ de tramas policiales

Ponen los pelos de punta las noticias relativas a la llamada cuenta ‘Soleado’ del financiero suizo Arturo Fasana (relacionado con Francisco Correa en el caso Gürtel), publicada ayer por el diario El Mundo y donde se relaciona al Rey emérito Juan Carlos I con el escándalo de los Pujol y su presunta ‘bula’ en los tribunales; y otras de Okdiario de la semana pasada sobre Barbara Rey y el exmonarca, y ambas dos con fuentes próximas a tramas policiales incontroladas por el ministerio de Interior e implicando en todo ello al CNI.

Estamos ante el inicio de un incendio en la Santa Barbara del Régimen de la Transición que, de no sofocarse a tiempo, podría alcanzar dimensiones de gran tamaño con ramificaciones en el reciente debate político actual y en el vigente mundo financiero y empresarial de primer nivel, incluido el comedor del llamado ‘Club de los eméritos’.

Algo que, en vísperas de la sentencia del caso Nóos, puede provocar gran revuelo político en el nuevo y ‘fraccionado’ Parlamento español a nada que se acaben los congresos nacionales de los cuatro grandes partidos del país, C’S, PP, Podemos y PSOE.

Y si ello es así algunas altas instituciones van a ser zarandeadas en un tiempo de incertidumbre política. Donde para colmo ha reaparecido en el PSOE, con ganas de hacer ruido, un Pedro Sánchez que acusó al poder empresarial de colaborar en su caída de la secretaría general como él lo denunció en el programa ‘Salvados’ de La Sexta TV, una cadena que, con Telecinco, se ha hecho eco de estas informaciones que ruedan imparables por las redes y diarios de Internet.

Es verdad que las tramas policiales y guerras de los comisarios en activo y jubilados (muchos recolocados en grandes empresas) están en el origen de la difusión de estas noticias que circularon en ciertos ambientes del poder y de las intrigas de Madrid. Sobre todo desde que Fasana fue detenido años atrás en la capital y cantó ‘la gallina’ -o el ‘pavo real’- ante la policía judicial poco antes de declarar, asustado, ante el entonces juez Baltasar Garzón sobre Correa y Gürtel.

Un cante que probablemente influyó en la decisión de aprobar la amnistía fiscal del Gobierno de Rajoy que ofreció a muchos de los empresarios y ‘dignatarios’ encartados en la cuenta suiza ‘Soleado’ la oportunidad para regularizar sus fondos opacos mientras el Ejecutivo cerraba, desde la Sepi, otras terminales comprometidas con este caso con el cese fulminante del ex presidente de Indra, Javier Monzón, persona muy próxima al Rey emérito y a su corte de amistades inquietantes. De las que aún queda mucho por salir así como el nombre del buscador de clientes de Fasana en territorio español.

Naturalmente, la palmaria incapacidad política del ex ministro de Interior Jorge Fernández Díaz está en el origen del descontrol de ‘la guerra de los comisarios’ -los mismos que pusieron micrófonos en su despacho oficial- y de su pulso con el CNI, donde ahora se dice que se aceptan los órdagos.

Pero si es grave este descontrol y que se filtre a los medios esta batalla, más grave aún resulta pensar que las informaciones secretas y escandalosas que unos y otros se están tirando a la cabeza sean verdad porque ello afectaría a la democracia española y al campo de la legalidad, por más que algunos de estos episodios estén cubiertos por La ‘inviolabilidad’. Mucho cuidado, pues, y la máxima atención a esta deriva por lo que pudiera pasar. El ‘Pelícano’ ha vuelto a volar.