España indefensa

Con el permiso de don Mariano José de Larra le vamos a tomar prestado a Don Periquito, que es un español de a pie que cree saber más de lo que sabe, y por ello nos viene al pelo para debatir con él algunas cuestiones de la máxima actualidad. Porque anda el diputado Homs un tanto excitado por causa de la decisión del Tribunal Constitucional de suspender el proyecto de referéndum de autodeterminación de Cataluña que el Honorable Puigdemont y la señora Forcadell quieren llevar a cabo en el otoño de 2017, a pesar de su manifiesta ilegalidad.

Y pregunta su señoría Homs a voz en grito: ‘¿Cómo piensa impedir este referéndum el Gobierno de Rajoy? ¿Acaso piensa enviar los tanques?’ Homs que tiene los ojos un poco achinados ya se imagina tumbado cuan largo es en la plaza de Tiananmen en Pekín.

Pero antes de llegar a escenario tan dramático tenemos que preguntar si el gobierno español tiene tanques y si están operativos. No vaya a ser que solo tengamos unos viejos Leopard alquilados a Alemania, en cuyo caso habría que pedir permiso a doña Ángela Merkel antes de enviar esos tanques a Barcelona, que es lo que desearía el señor Homs pero que nunca ocurrirá.

En todo caso, mucho nos tememos excelentísima señora ministra de Defensa, doña María Dolores de Cospedal, que el armamento español está en muy mal estado o más bien obsoleto lo que es para preocupar. Y no por el caso catalán, porque allí no hay que enviar armas ni soldados porque para cualquier eventualidad están los Mossos de Escuadra, y si hiciera falta a las órdenes de la excelentísima vicepresidenta del Gobierno de España, doña Soraya Sáenz de Santamaría, que acaba de abrir un despacho oficial en la bellísima Ciudad Condal.

Pero volvamos al armamento porque: si los tanques son prestados y muchos aviones están ‘tocados del ala’ y nuestra armada tiene pocas fragatas y otros buques operativos, y no hay presupuesto para maniobras y además escasea la munición ¿cómo vamos a defender a España ahora que, cuando llegue el presidente Donald Trump a la Casa Blanca, se puede declarar en cualquier momento la III Guerra Mundial?

Y en estas reflexiones andaba Fígaro cuando aparece don Periquito con su sabiduría proverbial y dice: ‘es posible, don Fígaro, que la cosa que comenta del armamento operativo esté bastante mal. Pero no olvide que si un país se atreve a atacar España, por ejemplo, por Ceuta y Melilla, nuestras plazas africanas desde ‘illo tempore’ como osó el Rey Mohamed VI en Perejil en aquella guerra relámpago que ganó el presidente Aznar al amanecer y con fuerte viento de Levante, en ese caso, don Fígaro, usted olvida que España es socia y aliada de la OTAN, y que además tenemos un acuerdo bilateral de cooperación militar con USA’.

A lo que Fígaro respondió: ‘mucho me temo, don Periquito, que desconoce que la OTAN no incluye la defensa de Ceuta y Melilla por culpa de nuestros gobernantes, ni el acuerdo con USA tiene cláusula de defensa obligada. O sea que estamos más solos que la una. Aunque, eso sí, con unos magníficos soldados y unos mandos militares de primer rango mundial. Pero insisto, me temo que no armados como merece un ejército moderno y europeo’.

‘De ahí -prosiguió Fígaro- que la ministra De Cospedal debería dar la batalla de una sensible mejora del presupuesto militar para 2017 porque no se debe seguir así. Además hay moros en la costa y Gran Bretaña mantiene su base militar y espionaje tecnológico del Estrecho en la colonia de Gibraltar lo que es otro grave error de nuestra política de Defensa y Exterior, porque ambos países somos, en teoría, aliados en la OTAN’.

Don Periquito se quedó perplejo y Preguntó: ‘entonces, señor Fígaro, ¿qué es lo que usted propone?

Y Fígaro respondió: ‘muy sencillo: mejora de partidas del presupuesto militar; retirada de España de una OTAN obsoleta que no defiende nuestro territorio en su integridad y aplicar los fondos OTAN a mejoras de armamento y a las necesarias maniobras de entrenamiento; y ruptura del acuerdo bilateral con USA, que el tonto de Zapatero -para hacerse perdonar sus desplantes a los Estados Unidos- amplió al Escudo Anti Misiles USA y a la base de Morón, con alto riesgo para España y sin las obligadas y merecidas compensaciones económicas que Washington debería pagar, con muy importantes sumas de dólares, para engrosar el presupuesto militar’.

‘Bien dicho, don Fígaro’, apuntó don Periquito y añadió: ‘a lo mejor tampoco estaría de más ofrecer a los rusos una base en Cartagena, y a buen seguro que el señor Putin, que tan amigo es del señor Trump, la pagaría muy bien. Basta ver el enfado que se han cogido algunos en la OTAN porque la flota rusa hizo escala en Ceuta’.

Asombrado quedó Fígaro de la sabia y astuta propuesta de Don Periquito y concluyó: diciendo: ‘amigo Don Periquito es usted un genio de la estrategia militar, un digno alumno del Príncipe de Metternich. Porque esa idea que propone de pactar con los rusos me parece ¡genial! Es más, ahora mismo se la voy a transmitir por carta a la señora ministra de Defensa doña María Dolores de Cospedal, y también a su Majestad el Rey don Felipe VI, que es nuestro Comandante en Jefe, porque a buen seguro que les va a interesar.