¿Por qué no se integra Sánchez en Podemos?

Si tanto le gusta Podemos y quiere una España federal con el derecho de autodeterminación, y si además odia a Rajoy al que considera 'indecente', y no puede ver a Susana Díaz ni en pintura y adora a Íñigo Errejón, ¿a qué espera Pedro Sánchez para solicitar su entrada en Podemos?

Él no lo sabe bien, pero lo suyo, lo de Pedro Sánche,z es Podemos junto a su buen amigo Errejón, que es quien el pasado 4 de marzo le hizo creer que Podemos se abstendría en su investidura y que él llegaría al Palacio de la Moncloa con solo 90 diputados. Pero Sánchez se estrelló porque Pablo Iglesias -que ya tenía un preacuerdo con IU para ir juntos a los comicios del 26-J- echó sobre los bancos del PSOE un saco de cal viva del GAL de los tiempos de Felipe González y, colorín colorado, la investidura fracasó.

Y preguntamos, ¿acaso no tiene Sánchez muchas ganas de ir a un congreso de su partido? Pues ahí tiene a la vista el Congreso de Podemos en las mismas fechas que el congreso del PP (11 y 12 de febrero), para jalear el ambiente mediático -la especialidad de Pablo Iglesias-, con un espectáculo comparativo de 'los buenos contra los malos', y con Sánchez sentado en la primera línea de Podemos aunque solo sea de invitado.

Es decir, Iglesias le impide llegar a Sánchez a la Moncloa para que Rajoy siga en el poder y Sánchez sigue suspirando por un pacto con Podemos, porque cree que eso lo coloca en el flanco zurdo del PSOE y le empuja a 'Susana España mía' hacia los brazos del PP.

Además lo del congreso de Podemos va a ser, según Errejón, muy divertido y al estilo de 'OK Corral', mientras que el congreso del PSOE será mucho más aburrido y en pos de la aclamación de la Reina del Sur que lo tiene todo atado y bien atado con la ayuda de González y Cebrián que, como bien sabe Sánchez, son los que mandan en el PSOE desde el inicio de la transición.

Después de dos años en la secretaría general del PSOE Pedro Sánchez aún no se ha enterado de cómo funciona en España el poder. Y los de Podemos tampoco parecen al corriente de la situación y siguen sin saber quién corta el bacalao en Madrid. A Iglesias y sus muchachos el verdadero y único poder los dejan jugar a la política y salir en La Sexta TV para dañar al PSOE pero a nada que se acerquen al liderazgo de la oposición les apagarán la luz como lo hicieron con Sánchez quien, justo es decirlo, tenía muy pocas luces como al final se demostró.

Sobre el autor de esta publicación