Cristiano mete goles al fisco

cristiano

Cristiano Ronaldo no tuvo un buen día frente al Barça porque aunque estaba en el Camp Nou tenía la cabeza en las Islas Vírgenes que es donde ocultaba el dinero a la Hacienda de Montoro, como se acaba de denunciar siguiendo la estela de otros casos de famosos futbolistas y deportistas de toda índole. Y por supuesto de poderosos del primer nivel económico y financiero, porque todos ellos gozan de la protección de grandes despachos de asesores y de tramas de sociedades off shore, que les cubren y les tapan sus vergüenzas.

Los ricos y los poderosos nunca pagan todos los impuestos que deben y se escurren con gran facilidad. Y si los cazan todo se arregla con una multa que para ellos es un nimiedad y nunca se les aplica el delito fiscal. Y si por fin uno de ellos cae en las redes de un juez no contaminado entonces aparece el presidente Zapatero y lo indulta -en plena crisis nacional del paro- con la mayor desvergüenza política y moral, como lo hizo con Alfredo Sáenz, que anda por el Senegal montando un banco con otros que tienen antecedentes penales o imputaciones. Dios los cría y ellos se juntan. Y vaya usted a saber si ZP, o si su partido, recibieron a cambio un regalo, quita de deuda o un jamón por la Navidad.

Cristiano es todo un ídolo de masas de alcance mundial. Es el número dos del fútbol internacional porque tuvo la mala suerte de coincidir con Messi en los campos de juego y el argentino es un extraterrestre de la cancha, una versión futbolera de ET a quien nadie puede quitar el balón y que mete los goles con suma facilidad. Messi se hace el 'tontito' ante el juez que sigue el rastro de su dinero oculto y dice que él no sabía nada y que lo del fraude es 'cosa de mi papá'.

Que es lo mismo que dice Neymar que es un chulo en el césped y la calle, aunque Cristiano, que es pura potencia, es más chulo todavía y esta vez lo han cazado y le han dado un paseo mundial que empezó con la portada del Der Spiegel y el diario El Mundo, a cuyo director, Pedro Cuartango, un juez que ha perdido la cabeza llamado Arturo Zamarriego, amenazó con la cárcel si publicaba esa información que ya está por todo el planeta abriendo todos los medios de comunicación.

Y hablando de chulos, ahí tienen al famoso Mourinho, dando patadas a los botellines de agua, como otro que tal baila con el fisco de cada país, por más que diga Jorge Mendes, el súper 'representante' y urdidor de tramas off shore y variadas que todos sus pupilos han cumplido con la ley. Que es lo que dirá Cristiano en un comunicado sin aceptar una rueda de prensa con todas las de la ley.

Al Real Madrid lo salvó Ramos en el Nou Camp de un cabezazo en el último minuto que empató el partido y enmudeció a los culés. Como mudo y pálido está ahora Cristiano Ronaldo, mientras Zidane camina con paso firme hacia el récord de 'invictus' al frente del Real Madrid. La verdad es que lo de llevar a buen ritmo y sin salirse de la pista a una reala de estrellas, jóvenes, ricas e incontrolables, es una tarea muy difícil que solo consiguió Ben-Hur en el circo de Jerusalén frente a los diablos negros del tribuno Mesala.

Pero estos héroes del balón, que lo son de niños y mayores, están casi todos ellos muy lejos de ser ejemplares. Y lo que es peor el público del circo donde lucen sus habilidades los aclaman y jalean y culpan a la prensa e inspectores de su situación fiscal y procesal. No hay nada que hacer. Los malos siempre ganan y en este caso hasta con la ayuda perversa de un juez.

Sobre el autor de esta publicación