C's no está en un 'segundo plano'

rivera3

Se está diciendo y escribiendo que Ciudadanos el partido que lidera Albert Rivera está perdiendo peso y protagonismo ante el acercamiento notorio del PP y PSOE en materia presupuestaria y social. Pero esa afirmación no es correcta, ni el diálogo directo y en principio positivo entre los equipos de negociación de los dos primeros partidos nacionales significa un desdoro para C's, más bien al contrario un triunfo porque el PSOE es necesario para convertir en realidad el pacto de legislatura que acordaron Rivera y Rajoy.

Y cometerían un error en C's si, víctimas de un golpe de ansiedad, cayeran en la obsesión del protagonismo y en lo de colocarse medallas porque ese juego los puede llevar a posiciones extremas ante la opinión pública. De ahí que lo más inteligente y razonable para C'S sería escuchar a Rivera decir que en este arranque de legislatura su partido será flexible con los tiempos y con las medidas acordadas en el pacto que sellaron con el PP porque lo importante son los resultados finales y el interés general de los españoles.

Y decimos esto porque están apareciendo en Cataluña algunos dirigentes de C's y notables del partido como Albert Boadella que quieren radicalizar el discurso de la dirección hacia posiciones muy cercanas al PP, lo que sería un error porque el sitio de C's es el centro de la política y de ahí no se deberían mover.

Además está claro que a Rivera no le interesa un nuevo adelanto electoral y para ello es necesario que el PP y el PSOE se entiendan ahora en materia presupuestaria, porque de lo contrario entraríamos otra vez en la zona de la inestabilidad política, nacional e internacional, lo que sería muy malo para España. Y si volviéramos a las urnas ello solo podría beneficiar a Podemos y al PP.

Por todo esto le decimos a Rivera y a sus dirigentes que deben tener mucha paciencia porque una vez que se logró la investidura de Rajoy que parecía lo más difícil -el PSOE debió para ello cesar a Pedro Sánchez- ahora lo que prima es un pacto presupuestario que ofrezca estabilidad.

Y a partir de ahí todo lo demás en el juego de la oposición porque si hay Presupuestos el gobierno de Rajoy tendrá dos años por delante mientras se rehace el PSOE y C's recupera su función opositora y de vigilancia de los pactos firmados de los que deberían sacar adelante todo lo que puedan en lugar de romper los acuerdos a la primera ocasión. No en vano hay mucho terreno para el consenso y sobre todo no se debe perder de vista la reforma constitucional que en esta legislatura sería un logro muy importante que no hay que desdeñar.

Sobre el autor de esta publicación