Master and Comander

Susana Díaz acaba de dar un paso al frente hacia el Comité Federal del PSOE del próximo domingo anunciando que ella y la federación que preside votarán a favor de la abstención para facilitar la investidura de Rajoy. La flota del Sur socialista se alinea sin fisuras bajo el mando de la gestora de Javier Fernández en la espera que otras federaciones les sigan en los próximos días para, de paso, frenar los movimientos de los partidarios del ‘no’.

Mientras tanto la nave capitana y desvencijada del PSOE ‘El Ferraz’ se apresta, tras la tormenta de su bronco Comité Federal del pasado día 1 de octubre, a entrar en el Cabo de Hornos del domingo 23 donde los 295 miembros de la tripulación Federal decidirán si se abstienen para facilitar la investidura de Rajoy o deciden avanzar hacia el mar abierto y proceloso de las terceras elecciones del día 18 de diciembre.

Una cita en altar mar donde ‘La Perla Negra’ de Pablo Iglesias espera al acecho a ‘El Ferraz’ para hundirlo y liderar la flota de la izquierda y la oposición frente a la nave capitana del PP, ‘El Génova’. Un buque, con ratas en la sentina, donde el impávido comandante Rajoy mantiene firme la mano sobre el timón convencido que en caso de nueva batalla electoral alcanzará una tercera victoria y aumentará el porcentaje de votos y escaños del PP, frente a un PSOE con los votantes divididos y en muchos casos en diáspora hacia la abstención.

En ‘El Ferraz’ los intentos de motines a bordo se suceden y nada dice que tras el Cabo de Hornos del día 23 la concordia vuelva a imperar en la tripulación, mientras en ‘El Génova’ se aprecia aparente normalidad. Pero en una y otra nave del declinante bipartidismo existe la inquietud ante la travesía de una legislatura inestable y breve que conducirá a las elecciones anticipadas.

De ahí la importancia de que PSOE y PP convoquen lo antes posible los ‘Congresos’ de sus partidos y aborden sin más demora la revisión de su ideario, programas, reformas y renovación de sus dirigentes, incluidos sus líderes lo que será inevitable en el PSOE y recomendable en el PP.

O ¿acaso Rajoy pretende ser candidato a la Presidencia del Gobierno del PP por sexta vez despreciando las opciones renovadoras y exitosas de Cristina Cifuentes y Alberto Núñez Feijóo? Y mientras se acercan a los tribunales las sentencias de Gürtel y Bankia y el caso de los papeles de Bárcenas que ‘no es cosa de un lejano pasado’ sino de la legislatura anterior lo que podría bloquear una reiterada investidura de Rajoy.

Lo de un esperado y cercano congreso de PSOE no tiene escapatoria por más que Susana Díaz pretenda aplazarlo un año para facilitar su desembarco en Madrid, evitando el regreso de Pedro Sánchez en unas primarias o de algún otro dirigente más sólido del flanco izquierdo del Partido como Josep Borrell o José Antonio Pérez Tapias.

Si la Gestora que lidera Javier Fernández se compromete a fijar desde ahora una fecha primaveral para la celebración del congreso del PSOE, ello podría permitir que en la votación del domingo gane la propuesta de abstención del PSOE en la investidura con una moderada mayoría de los votos del Comité pero dividiendo el campo del ‘no’ entre quienes se declaran irreductibles en contra de Rajoy y quienes podrían votar en blanco a cambio de una fecha cercana para el Congreso del PSOE.

De esa manera la imagen de ruptura del partido en el Comité Federal y el Grupo Parlamentario socialista se reduciría de manera sensible para que la nave ‘El Ferraz’ gane tiempo y entre en la dársena a reparar las muchas vías de agua que hoy amenazan su flotabilidad.