Que vienen los liberales (Aguirre y Aznar)

Calladita estaba la condesa de Bombay, nuestra querida Esperanza Aguirre, y de pronto se puso a cantar como la rana que estaba debajo del agua de la charca donde chapotean todos aquellos dirigentes y altos cargos del PP de Madrid que sentados están en el banquillo de Gürtel y que salieron ranas a la condesa y ahora todos amenazan con cantar a coro una serenata al fiscal.

Y dice Aguirre, muy liberal ella, que si Rajoy no impone la regeneración en el PP ella no descarta fundar un partido liberal e imaginamos que con la santa bendición de José María Aznar quien, ¡oh coincidencia! se acaba de divorciar del PP en FAES tras devolverle el rosario de su madre a Cospedal para que quede muy claro que Aznar y Rajoy han roto y que cada mochuelo a su olivo.

Qué bonito. Vienen los liberales con Aguirre con la mente desnuda, abierta y a caballo como Lady Godiva y con Jose María Aznar al fondo y de perfil, avisando a Rajoy que las hostilidades están abiertas y los puentes rotos.

Y no es la primera vez que Aguirre amaga y tantea el terreno porque a punto estuvo de saltar a la arena en el congreso del PP en Palma y tras la segunda derrota de Rajoy en 2008. Pero la condesa no se atrevió y mandó a Juan Costa ('entra tú que a mí me da la risa' le dijo Esperanza), otro liberal al que Pedro J., que también es liberal, tildó de Bob Kennedy, como tiempo atrás Pedro J. también llamó 'un Kennedy' a Antonio Garrigues cuando 'la operación Roca', muy liberal, sacó cero diputados en las elecciones de 1986.

El último liberal en intentar algo fue Ignacio Camuñas -'Nacho de noche'- con el partido Vox y se estrello. Y tiempo lleva Cayetana Alvarez de Toledo desde FAES con la intención de presidir un partido liberal a base de una muy bonita colección de manifiestos y cortejando a Albert Rivera (que se cuide y mucho de los liberales) a ver si pica y les abre la puerta de Ciudadanos a este clan de cabreados del PP que en son el ala más conservadora y vergonzante de los 'populares' que tampoco son muy populares.

Bueno, vamos a ver si la condesa Aguirre de Bombay -que fracasó en aquel intento de liquidar a Rajoy en un helicóptero en Móstoles- se lanza de una vez al Ruedo Ibérico donde la espera Rajoy, como don Tancredo, con la cara pintada de blanco, una sabana como sudario y subido en un cajón.

Pero da la impresión que la condesa de Bombay no está para tirar muchos cohetes contra el PP y menos contra Rajoy que no tiene un pase como bien lo sabe Pedro Sánchez. Ahora bien si el que mueve los hilos de Aguirre es Aznar, eso sería harina de otro costal.