Podemos, ‘el trigo y la cizaña’

La procesión de los fracasados en los comicios del 26-J va por barrios. Y en Podemos a cara de perro y con pocas sonrisas, amor y corazoncitos, como los de la campaña electoral porque el fracaso del sorpasso contra el PSOE y la pérdida de más de un millón votos -de los que Podemos e IU tenían por separado el 20-D- abrió la caja de los truenos entre los ‘podemitas’ y sus asociados y vamos a ver como acaba semejante fiesta.

No en vano Pablo Echenique el nuevo y duro brazo derecho (o mejor dicho, izquierdo) de Iglesias ha advertido a Errejón y compañía que el partido no está para bromas y si hace falta se tendrán que ‘extirpar las malas hierbas’. Es decir separando ‘la cizaña del trigo’ como reza la parábola de Jesús relatada en el Evangelio de San Mateo.

No olvidemos que tras la fallida investidura de Pedro Sánchez a la que jugaron a la espalda de Iglesias, Errejón y Pascual, el líder supremo de Podemos cortó la cabeza de Sergio Pascual, castigó a Errejón en el cuarto oscuro durante un mes. Pero a la vez anunció a los medios que no consentiría ‘deslealtades’ ¿A quién se refería Pablo Iglesias? Esa es la cuestión.

Está claro que la batalla interna en Podemos viene de lejos y tuvo su epicentro en la investidura de Sánchez que Errejón y los suyos veían con buenos ojos. Mientras Iglesias y Anguita buscaban nuevas elecciones en coalición con IU, convencidos que la suma de ambos les permitiría lograr el sorpasso al PSOE y el liderazgo de la izquierda, lo que el 26-J no ocurrió.

Y ahora en vez de ‘a lo hecho pecho’ estamos en el turno de reproches y luchas de poder internas en Podemos entre los que fueron sus fundadores de Podemos: Iglesias, Errejón y Monedero y con Garzón de espectador.
Y en esas estaban los podemitas cuando acaba de estallar la ira de Pablo Echenique con un claro aviso a los intrigantes y diciendo, desde la secretaría de la Organización, que si esto continua así se extirparán las ‘malas hierbas’, lo que señala a Errejón y sus colaboradores, y lo que veremos como acaba. Porque está claro que las sonrisas y el amor ya no funcionan como antes.

A Podemos solo le ha pasado una cosa: que sus ‘alcaldes del cambio’ y especialmente Carmena y Colau pusieron los pelos de punta a muchos votantes informados de Podemos que se fugaron del partido. De manera que los nuevos votos de IU solo han servido para tapar los agujeros de Iglesias y de sus incapaces y temerarios alcaldes.

Además el disfraz de Iglesias con túnica de socialdemócrata hizo que los viejos comunistas de IU –el núcleo duro del PCE- no votara a dicha impostada coalición de Unidos Podemos. Y entre una cosa y la otra se perdió más de un millón de votos y con ellos el sorpasso, aunque se mantuvieron los 71 escaños del 20-D. Lo que tampoco es desdeñable, visto lo que le pasó al PSOE (menos 5 escaños) y a C’S (menos 8 escaños).

Con lo que Iglesias y los suyos pueden presumir que no han reculado aunque sus expectativas eran mayores. Y eso es lo que les están diciendo a quienes pretenden pasarles factura por el fracaso del sorpasso. Pero que se cuiden los arribistas y detractores de Iglesias porque como en la parábola de ‘el trigo y la cizaña´ a los desleales los está dejando crecer para que, cuando llegue el tiempo de la siega, puedan ser extirpados y echados al fuego como lo anuncia Echenique y propuso Jesús.