De Alfonso espía doble con ventilador

La chulesca intervención ante el Parlamento catalán del Director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, solo se explica como un arma defensiva del muy probable delito de prevaricación que se desprende de lo conocido en varias de las grabaciones realizadas, sepa Dios por quien -si no fue el propio De Alfonso-, en el despacho del ministro de Interior Jorge Fernández Díaz. Y que el propio De Alfonso dice que se librará porque esas escuchas son ilegales.

Diálogos en la mayor oscuridad y salidos a la luz en los que ambos, De Alfonso y Fernández, conspiran para desacreditar a políticos e ERC y CD de Cataluña en vísperas de la ‘consulta del 9N’. E incluso, según una última grabación, para quitar a Mas del liderazgo de CDC y poner a Gordo, un amigo de ese espía doble que parece ser el tal De Alfonso.

Nombrado por el Parlamento catalán por la mayoría nacionalista, el presunto jefe de la lucha contra la corrupción organizada de Cataluña resultó ser un agente doble o un espía al servicio de Su Majestad y de la Generalitat. Lo cortejaban lo políticos y los partidos catalanes por un lado, temerosos de que les investigara el 3%, y él luego se iba con el cuento al despacho del ministro del Interior donde se presentaba de patriota español y gente de Fernández Díaz y de Rajoy en el territorio catalán.

Y todavía el pájaro se ha permitido amenazar a unos y otros con ‘tirar de la manta’ -para llevársela- o de hacer revelaciones escandalosas, siguiendo el hilo de aquella otra amenaza que en el mismo Parlament lanzó Jordi Pujol cuando tuvo que explicar su inexplicable fortuna de Andorra y advirtió diciendo que mucho cuidado con mover las ramas del árbol porque se caerían todos los nidos (sic).

Pero ¿quién fue el que grabó al ministro Mortadelo Fernández Díaz en su despacho oficial del ministerio de Interior, y quién difundió luego el contenido de tan sabrosos diálogos en plena recta final de la campaña electoral? Caben dos respuestas: O estamos ante una venganza contra el ministro por parte de una muy oscura trama policial; o son agentes políticos al servicio de algún partido con problemas en la liza electoral.

En el PP, a pesar que Rajoy y Fernández han salido muy tocados, dicen que nada de eso les afectará en las urnas como parece que tampoco les afecta la corrupción. Pero lo cierto es que el 20-D ya pagaron un alto precio en votos y escaños y parece que en esta ocasión podría haber problemas con los escaños populares, porque la encuesta de las frutas andorranas le da al PP por debajo de los 118 escaños lo que para Rajoy sería mortal.

En realidad en esto de los escándalos y la política los muertos van de dos en dos. Fernández y De Alfonso han salido ambos muy tocados de las grabaciones en el despacho del ministro de Interior. Y Rajoy y Sánchez da la impresión que tampoco van a salir muy bien de la noche electoral del 26-J. Y que sus cabezas pueden rodar hacia el cesto de la guillotina en la misma noche electoral o unos pocos días después si unos y otros quieren un gobierno firme y estable, o si volvemos a unas terceras elecciones de nunca acabar. De momento, bastante tenemos con el caradura De Alfonso que pronto caerá de su cargo a manos del Parlamento catalán. Algo es algo aunque solo sea para empezar.