La marea blanca y los políticos en blanco

Mientras la marea blanca del Real Madrid inunda la ciudad y se asoma a sus primeros balcones, la campaña electoral sigue su paso cansino en busca de un desesperado titular con el que romper la monotonía y el aburrimiento general que produce la política a los ciudadanos de bien. Motivo por el que todos los candidatos a presidir el Gobierno juran o prometen que no habrá terceras elecciones y que a partir del 26-J, esta vez sí, se pondrán de acuerdo para formar gobierno.

Y dicen esto los que se negaron a pactar a partir del 20-D una vez que saben que los cuatro primeros partidos, PP, PSOE, C’s y Podemos recibirán en las urnas de finales de junio un severo y doble castigo de los votantes: el primero será el aumento de la abstención; y el segundo será la bajada de escaños una vez que al llegar Podemos+IU a niveles de votos similares a los del bipartidismo PP y PSOE, la ley D’Hont no primará al primero y al segundo sino que más bien los castigará. A todos –incluido Podemos- aunque el partido de Pablo Iglesias sorteará dicha situación gracias al incremento de votos de IU.

De manera que según los expertos demoscópicos en la noche del 26-J el PP puede perder entre 2 y 5 escaños, el PSOE entre 2 y 4 y C’s 3 ó 4. De manera que solo la coalición de ‘Unidos Podemos’ puede mejorar entre 9 y 11 escaños. Y todo esto en el caso de que si se repitan los porcentajes de votos, porque si como dicen las encuestas PSOE y C’s bajan algo sus resultados en ese caso el desplome de estos dos partidos –que intentaron la investidura- podría ser mayor, lo que pondría en peligro el liderazgo del PSOE en la izquierda en votos y ya veremos si también en escaños.

Y lo más llamativo de todo esto es que quien está pregonando estos negros augurios para el PSOE es el diario pro socialista El País, lo que causa preocupación y desasosiego en la sede de Ferraz y en el equipo de campaña de Pedro Sánchez donde se dice que la campaña se va a dilucidar en los debates que todos están preparando porque entienden que serán definitivos en la noche electoral.

De ahí que todavía puede haber sorpresas porque aunque de momento solo se habla de un debate ‘a cuatro’ entre Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera está claro que todavía puede haber algún otro debate bilateral. Por ahora entre Iglesias y Rivera, pero si Sánchez se ve agobiado tendrá que aceptar el cara a cara con Iglesias de la misma manera que ahora tampoco no se descarta que Rajoy se enfrente al líder de Podemos, pero no a Sánchez porque en su último debate el socialista lo insultó.

De momento y hasta la Eurocopa de Francia el fútbol bajó en intensidad y regresamos a la cansina campaña electoral en pos de la final del 26-J que está tardando mucho en llegar.