Los botellines

botellines

El tío de la coleta tiene un pacto con Lucifer y se dedica a enredar por todas partes y especialmente por la izquierda, donde ha querido hacer un ensayo general de ‘frente popular’ -incluyendo al PSOE en las listas del Senado-, para completar su pacto de listas al Congreso con Garzón, al que le ha quitado la cartera política, mientras ambos dos se tomaban unos botellines de cerveza en la Puerta del Sol.

El timo de los botellines se hará famoso en la capital del Reino porque consiste en ofrecerle a IU unos cuantos escaños del Congreso que por el momento ni Iglesias ni Podemos tienen, a cambio de que IU por fin se esfume de la política nacional, camino de su integración en el seno de Podemos, lo que puede ser malo para IU y el PCE o bueno y puede que incluso su tabla de salvación, según se mire.

Pero de momento Iglesias le ha dado a Garzón el timo de los botellines con la misma técnica con la que le tomó el pelo a Sánchez durante las negociaciones de la investidura que nunca existió. Primero, Iglesias le ofreció a Sánchez un pacto de Gobierno PSOE-Podemos y al tiempo le exigió para él una vicepresidencia con más poderes que Supermán. Y unas semanas después -segundo botellín- le dice Pablo a Pedro que él está dispuesto a retirarse de esa vicepresidencia que nunca tuvo, que es la misma técnica del ofrecimiento a IU de escaños que no tienen los de Podemos y que en algunos casos son difíciles de imaginar.

Desde luego, con la buena coleta que tiene Iglesias está en condiciones de vender crecepelos en la Puerta del Sol, como hace algunos años los ofrecían los famosos ‘charlatanes’. Esos vendedores ambulantes que fascinaban a los transeúntes con su verborrea prodigiosa y sus ofertas de bajo coste que siempre iban acompañadas de un sinfín de regalos.

Bueno, hay que reconocerle a Iglesias su habilidad para enredar y para mantenerse en el primer plano de la actualidad mientras los Rajoy, Sánchez y Rivera están cazando moscas, mirándose entre ellos de reojo y sin saber qué decir ni por dónde tirar. Y ahora y después del pacto de los botellines vendrán los mítines en colleras de Iglesias con Garzón a pesar de que dijeron que harían campañas separadas. Pero al final los dos se unirán en los mítines y en ellos aparecerá Anguita, que es el padre del pacto del botellín.

O sea que Sánchez y Rivera firmaron el pacto de ‘El abrazo’ de Genovés que resultó ser un fracaso, y ahora Iglesias y Garzón acaban de firmar el pacto de los botellines. Y el que no tiene pareja de baile ni perrito que le ladre es Rajoy, que tampoco sabe lo que va a pasar y que se ha hecho con una margarita de un millón de pétalos para decidir si irá o no a debates electorales, lo que le da una pereza monumental porque sabe que todos van a ir a por él y le van a leer la cartilla reciente de los casos de corrupción del PP, con Rita, Soria, Cañete y Pujalte (Carpanta, para sus amigos).

Y los que están al salir en la lista de Panamá, que a lo mejor se extiende a Santo Domingo, no vaya a ser que el marido de Carme Chacón, Miguel Barroso, aparezca por esos lares y eso explique la espantá de la Chacón por ‘motivos políticos’ que Sánchez decía que eran ‘personales’. Habrá que esperar a que se levante todo el velo de los papeles para ver si hay entre ellos alguna llamativa novedad.

Lo raro de todo esto es que Podemos no entra a la denuncia de casos de corrupción y ellos sabrán por qué. De momento se conforman con unos botellines y más adelante ya se verá. Como llama la atención que Iglesias no haya dicho ni pío de González, el Zandi, Navalón y Cebrián que están tan de moda en varios medios de comunicación salvo en el diario El País que está de cumpleaños. Y que, por lo que se ve, no tiene tiempo ni ganas de explicarnos las virtudes del Zandi, el emprendedor genial según Felipe, quien a buen seguro no bebe botellines sino más bien champagne francés y con caviar.