Todo muy legal pero offshore

Seguimos sin Gobierno, el Congreso se divierte, la oposición a palos entre ellos, pasan los días y las noches y crecen los escándalos de la corrupción española y los papeles de Panamá, convertidos en el rayo que no cesa de caer sobre las cabezas de notorios dirigentes de todo orden que, si puede que escapen de la Justicia y la Agencia Tributaria esta vez no van a escapar del escarnio nacional e internacional.

Dice la Infanta Pilar de Borbón que es cierto que tenía una sociedad ‘offshore’ en Panamá pero que ‘nunca ha incumplido la legislación tributaria española’. O sea todo muy legal y en ese caso ¿para qué ir a Panamá? Cuestiones de seguridad, afirma la Infanta, que añade otra relativa a la enfermedad de su marido ya fallecido (sic).

Mucho huele a podrido en Panamá y el tiempo nos dirá porque este rio revuelto que suena lleno de agua nos va a ofrecer muchas sorpresas importantes como las que poco a poco van saliendo a la luz pública en todos los ámbitos de la sociedad.

Y, cómo no, también en la Cultura donde han aparecido los nombres el ‘liberal’ Mario Vargas Llosa y del izquierdista ‘Pedro Almodóvar’ que le dice a un periodista ‘que le deje tranquilo’ con el estreno postergado de su Julieta y los espíritus de Paraísos Fiscales que ahora le atormentan.

La lista es inmensa e inagotable y el rio del escándalo crecerá en los próximos días en España y por todo el mundo, sin que por ahora nadie sepa que hacer, como actuar o como poner un punto final a este gran problema del ‘fraude global’ como lo ha llamado Barack Obama.

En España fue Zapatero quien sacó a Panamá de la lista de Paraísos Fiscales, entre otras cosas para favorecer a la empresa española Sacyr, del amigo de su ex ministro Sevilla, que trabaja en la construcción de un nuevo canal de Panamá. Y en Francia se acaba de anunciar que el país galo incluirá a Panamá en la lista paradisíaca, pero lo que parecía inminente de acaba de retrasar, mientras emerge de nuevo y en medio del escándalo la inquietante figura de Dominique Strauss Khan.

Bueno los rusos millonarios están a tope en Panamá y ahí incluidos los amigos de Putin y ahora parece que la cosa llega a China hasta el punto de que casi el 30 % de los documentos cazados por los investigadores del Consorcio de periodistas pertenecen a chinos, de la misma China, y a buen seguro que ahí aparecerán importantes dirigentes políticos tal y como pronto se sabrá.

En España muchos ciudadanos piensan que los negocios de los chinos son todos pequeños como los bazares del ‘todo a un euro’ que pululan por ciudades y pueblos de nuestro país. Pues no, eso no es así, ahí está la trama de lavado de dinero de Gao Pin en Madrid y del banco chino que opera en la capital del Reino de España. El Reino de los cielos que están abiertos de par en par y en el que la Infanta Pilar de Borbón acaba de confesar que sí tenía una muy especial sociedad ‘offshore’ que curiosamente se cerró el mismo día de la abdicación de su hermano el Rey Juan Carlos I.

Una casualidad que los periodistas han interpretado ‘erróneamente’ –dice ella- de otra manera, como si el cierre tuviera algo que ver con la idea de que al dejar don Juan Carlos I la Corona ella habría perdido su favor y su protección. Cuestiones de seguridad, como bien explica su comunicado oficial.