Grietas en el pacto de Sánchez y Rivera

Veo grietas en el recién estrenado pacto masoquista con el que Pedro Sánchez y Albert Rivera han firmado su derrota -tiene narices- en la sesión de investidura del Congreso. Lo que les impedirá formar un gobierno donde Rivera quería sentarse en el sillón de vicepresidente que Sánchez había preparado a Pablo Iglesias, en el tiempo en el que decía que ‘los militantes del PSOE y Podemos no entenderían que no lleguemos a un acuerdo’.

No han pasado 24 horas de la firma y los abrazos con fanfarrias y ya tienen Sánchez y Rivera problemas y rectificaciones. En el PSOE, de momento, han cambiado la indemnización de los días por despido al reconocer que Podemos tenía razón cuando denunció que había un abaratamiento del despido. Lo que demuestra que su portavoz Hernando erró el tiro al llamar mentirosos a Podemos, que estaban hartos de razón. Y ¿acepta Rivera esa rectificación?

Pero hete aquí que ahora se va diciendo por las Redes Sociales que se ha descubierto un ‘doble fondo’ en el pacto donde se hace un hueco al referéndum de autodeterminación de Cataluña. Y todo porque Chacón, que es una entrometida caribeña, ha organizado un buen lío. Y no solo eso, además le ha dicho a Iglesias que ‘por favor’ regresen a la mesa de las negociaciones porque en el PSOE empiezan a estar aterrados con el batacazo de Sánchez. Y si piden árnica a Iglesias para renegociar lo que acaban de negociar con Rivera, ¿en qué lugar queda Ciudadanos?

A Rivera se le ponen los rizos de punta, máxime ahora que estaba llamando, ‘toc-toc, a la puerta de Mariano para venderle el pacto como si fuera una Biblia de Testigos de Jehová, o un crecepelo. Si al menos le hubiera llevado un tinte color caoba de los que les gustan a Rajoy en el PP a lo mejor lo recibe Cospedal.

Y todo esto mientras en el PSOE se empieza a organizar una revuelta en contra de la liquidación de las Diputaciones, con Susana Díaz a la cabeza de la manifestación y utilizando esa voz silbante y de serpiente que la caracteriza para decir que ‘las Diputaciones son muy buenas y muy bonitas, como mi España querida y mi Andalucía’ ¡Ole!

Tenemos la impresión que en el PSOE consideran a Pablo Iglesias un borreguito blanco como el de Norit y no ese lobo feroz del que habla el PP y que se come crudos a los niños y los banqueros con buen apetito y suma facilidad. Pero ya puede llamar Chacón a Iglesias como si fuera su ovejita lucera, que se puede equivocar porque Coleta Morada no está para bromas y se ha colocado el gorro de los cuernos del Gran Manitú tras pillar a Pedro y Albert mirándose tiernamente a los ojos durante la escena del sofá.

Y no me quiero ni imaginar el papelón que haría Rivera si, camino del altar de la investidura, el novio sale corriendo y se fuga con Iglesias, porque por mucho menos más de uno en la política ha presentado su dimisión. Lo que nos traería a Madrid a esa bendición del cielo que es Inés Arrimadas, la mejor política de España.

En fin, nos esperan, como dicen los tontainas del futbol, unos días ‘de infarto’. Ese topicazo que no es menor que el de ‘marear la perdiz’ o ‘la altura de miras’ que lo acaba de repetir Chacón, la caribeña de Merimé pasando por Almería y el ministerio de Defensa de donde se le fugó el JEMAD del Séptimo de Caballería para alistarse en las tropas de Siting Bull.

Si es que son como niños. Sánchez, Luena, Hernando, Chacón y Susana tiene un ratón chiquitín. Y por eso el sábado día 5 todos estos se van a llevar un buen sofocón.