¿Prepara Anguita la unidad entre IU y Podemos?

Cuidado con el regreso del Califa de IU, Julio Anguita, a los primeros planos de la política. El pasado domingo lo hizo en una entrevista en el diario El Mundo en la que afirmó que Podemos está haciendo lo que le hubiera gustado hacer a él: quitarle votos y escaños al PSOE. Y ayer se ha fotografiado junto a Alberto Garzón y Felipe Alcaraz (otro histórico de IU) en el momento en el que Garzón rechazaba el pacto del PSOE con Ciudadanos que en su opinión solo favorece a los ricos y daña a las clases trabajadoras.

En realidad lo del pacto PSOE-C’s se veía venir desde que se sentaron porque Sánchez no puede ir con las manos vacías a la investidura. Pero también se veía venir la ruptura del PSOE con Podemos e IU, porque la distancia que les separa ideológica, programática y cultural es muy grande. Iglesias lo sabe desde que se inició el proceso de investidura y por eso pidió una vicepresidencia en la luna con todos los poderes del Estado en sus manos ‘y dos huevos duros’, como gustaba decir a Felipe González remedando a Groucho.

El reloj de la investidura de Sánchez, tic-tac, tic-tac, va deprisa y marca 131 escaños en la votación del día 5 por lo que será un fracaso al que le faltan 45 escaños. Iglesias lo sabe, como sabe que un pacto con el PP es al día de hoy imposible con el PSOE, lo que nos conduce a elecciones anticipadas en principio para el día 26 de junio. Y esa es la cuestión.

Ese es el horizonte realista en el que se mueve Podemos de ahí que en los últimos días y semanas Iglesias no ha cesado de acercarse y halagar a Garzón y a IU, a los que ofrecieron un ministerio en el gobierno que Podemos le dibujaba al PSOE. Y por supuesto una silla en la mesa de las negociaciones con el PSOE que convocó Garzón y aplaudió Iglesias. Las que ayer acabaron como el rosario de la aurora, a farolazos.

Iglesias quiere el pacto unitario de Podemos con IU y Anguita parece que apoya esa iniciativa porque saben que juntos los dos partidos pueden superar con creces los 6 millones de votos, convertirse en lideres de la izquierda y acercarse al PP. Y sobre todo dar un severo castigo al PSOE y al felipismo que es lo que lleva intentando desde hace mucho tiempo Julio Anguita, una vez que califica al Partido Socialista de amigo íntimo del capitalismo, entre otras cosas.

Es verdad –como lo recuerda un sabio- que la fusión de dos partidos no garantiza un automático trasvase de los votantes de uno al otro lado. Pero en este crucial momento político español la foto de Pablo Iglesias y Alberto Garzón presidida por Julio Anguita si podría tener capacidad de atracción de los votantes, máxime cuando están cerca de liderar la izquierda española y acercarse al PP. Lo que dejaría al PSOE camino de la senda del PASOK griego y significaría un cambio definitivo y radical en la izquierda española.

Y, dicho sea de paso, esa unidad dejaría al aparato de propaganda del PSOE como es el Grupo Prisa sin pupilo socialista y sin control de una parte de la alternancia política en nuestro país, lo que sería una pésima noticia para El País y la SER. Y lo que abriría un gran espacio mediático -como el que ahora tiene La Sexta TV- a la izquierda de Prisa, un grupo que ha girado a la derecha empujado por su nuevo accionariado y por la deuda enorme que acumula y necesita de constante renovación.

Y ya lo decía Felipe González, que está a caballo del PSOE y Prisa, que dejar solos en la oposición a Podemos es un peligro para el PSOE. Pero si además Podemos e IU están juntos entonces el peligro para el PSOE crecerá de manera exponencial. De ahí los esfuerzos y los editoriales -recientemente denunciados por Iglesias- de El País para favorecer un gobierno tripartito entre PP, PSOE y C’s. Todo con tal que Podemos no toque poder, pero advirtiendo que en ese caso el PSOE no debe entrar en el gobierno para no dejar a Iglesias y Garzón al frente de la oposición.

¿Cómo están de verdad las relaciones actuales entre IU y Podemos? Eso es un misterio o un secreto bien guardado pero todo apunta a que Anguita está a favor de la unidad, al menos en lo electoral. Desde luego esta es al día de hoy la cuestión que mas le interesa a Iglesias, una vez que sabía que el PSOE nunca pactaría con él. Y si además se va con C’s pues mejor para todos ellos porque clarifica la situación.