Debate trucado con riesgo de ausencias

El presidente del Congreso, Patxi López, ha manipulado en favor de su compañero de partido Pedro Sánchez el debate de investidura que se adelanta al día 1 de marzo para que la primera votación se celebre el día 2 y así, en caso de que fracase la investidura, las nuevas elecciones se puedan celebrar el domingo 26 de junio.

Hasta ahí todo bien, pero el truco de Patxi está en la intervención del candidato a la investidura, Sánchez, del día 1, que se iniciará por la tarde y no por la mañana, como era habitual, para que Sánchez tenga en ese día el único protagonismo de la cámara y de los telediarios y medios de comunicación en ‘prime time’.

Se trata de una burda maniobra para trasladar a la mañana del día 2 la réplica y el debate con la oposición cuando los ciudadanos trabajan y no pueden ver el debate en directo, sino resúmenes al atardecer. Otra maniobra de López consiste en que la segunda votación -la primera de mayoría absoluta se debe hacer el día 2, lo que no está claro que pueda ocurrir si se alargan los debates- se mantiene para el sábado 5 a pesar que el reglamento exige que se celebre 48 horas después de la primera.

Y sorprende que Ciudadanos se preste a semejante maniobra como en su día se prestó a la ubicación de Podemos en el gallinero. Porque lo que ha preparado López es un discurso en solitario de Sánchez en el día 1 de marzo para que los españoles lo vean por televisión, y él pueda decir que si fracasa en la investidura, como parece que ocurrirá, no fue por culpa suya sino de los demás.

Ahora bien, si se trata de un monologo televisivo, los diputados del PP, Podemos y otros grupos podrían optar por verlo por televisión y no en sus escaños, que es a fin de cuentas lo que les sugiere el presidente del Congreso con su actuación.

Vamos a ver qué pasa y cómo queda el orden del día del debate porque lo que ha dibujado López no está nada bien y se debe rectificar. De lo contrario se puede llevar una sorpresa porque las quejas del resto de los partidos ajenos al PSOE -con excepción de Ciudadanos- son justas y se deben de atender por el bien del estreno del nuevo Parlamento en un día que sin duda será muy especial.