Podemos y sus ‘confluencias’ en dificultad

En todas partes cuecen habas y en Podemos también y en distintos pucheros porque la relación de Pablo Iglesias con Ada Colau y Mónica Oltra empieza a resentirse por evidentes diferencias políticas y por las dificultades que las ‘confluencias de Podemos -en Comú, Compromis y Mareas- están teniendo a la hora de conseguir grupo parlamentario propio en el Congreso. Lo que no les va a ser fácil porque lo impide el Reglamento de la Cámara y la mayoría de la Mesa del Congreso.

Primera pregunta ¿por qué tienen tanto interés las pro nacionalistas Colau y Oltra en asumir protagonismo en la política nacional además del que ambas tienen en el Ayuntamiento de Barcelona y la Comunidad de Valencia? Pues porque no se fían de la tentación trasversal de Pablo Iglesias o de su paulatina moderación. Y, como se ha visto en el ámbito internacional, están mas cerca del ex ministro griego Varoufakis que del primer ministro Tsipras que es el aliado de Iglesias. Y también porque en el fondo ambas dos están mas cerca de la independencia catalana y valenciana -por mas que lo nieguen- que de la unidad de España.

De manera que vamos a ver lo que duran ‘las confluencias’ y también, y ello es un secreto muy guardado, convendría saber cuantos son los diputados que Podemos logró el pasado 20-D en las listas de En Comu-Podem, Compromis Podemos y Marea-Podemos. Los que en el caso de ruptura con las confluencias se podrían pasar al Grupo Podemos del Congreso que en la actualidad cuenta con 42 diputados.

Como sería interesante adivinar cuantos votos de los 928.000 que En Comú-Podem obtuvo en Cataluña son de Colau y cuantos de Iglesias, y lo mismo sobre los 671.000 de Compromis-Podemos o los 408.000 de Mareas-Podemos. En total las ‘confluencias’ lograron 2.007.000 votos, y la cuestión a dilucidar es la de ¿cuántos de esos votos y del total de los 27 escaños son de Podemos?

Porque todo apunta que estas ‘confluencias’ podrían acabar mal, sobre todo si hay elecciones anticipadas porque en ese caso los regionalistas de la izquierda nacionalista radical querrán ir solos sin Podemos para no tener problemas a la hora de formar grupo propio. Además, en esa eventualidad, Podemos e Iglesias quedarían liberados del compromiso de defender el referéndum de autodeterminación que Colau les impuso en su programa electoral, lo que por fin le daría a Podemos la imagen de un partido nacional sin matices y favorable a la unidad de España.

De ahí la importancia para Podemos de lograr la unidad con IU que el 20-D logró 923.000 votos. Una masa electoral muy importante para Iglesias en caso de que se rompa la relación con las confluencias y que ellos se queden con la mitad de los votos conseguidos (un millón mas o menos) en Cataluña, Valencia y Galicia.

De ahí la oferta de última hora que Carolina Bescansa le hizo a IU para cederle escaños de Podemos y facilitar que Alberto Garzón forme un grupo propio en el Congreso. Pero Bescansa ha llegado tarde porque IU, que anda bastante perdida en la vigente situación, ya había pactado con ERC y Bildu para facilitar un Grupo a la Esquerra y luego volver al Grupo Mixto del Congreso.

¿Como acabará el baile de las confluencias y los grupos del Congreso? En principio hoy se acaba el plazo de admisión pero quienes no logren sus propósitos tendrán otros tres días para recurrir. Mientras tanto la procesión de las desavenencias entra las confluencias y Podemos sigue su parsimonioso caminar que ya veremos si es unitario o si acaba tan mal como algunos empiezan a presagiar.