El discurso del Rey y el podemita

No se si Albert Rivera escuchó nuestras plegarias y por fin levantó el vuelo y ofreció un pacto tripartita entre PP-PSOE y Ciudadanos que nos parece muy bien. O si ha visto en el cielo la estrella de la Navidad que conduce los Reyes Magos hacia el portal de Belén ahora que los reyes de la idiotez, en Madrid, han decidido llamar Reinas Magas a Melchor, Gaspar y Baltasar.

Ya sabemos que en Palestina los problemas son eternos y las guerras inagotables, pero en España nos hemos empeñado en inventar nuevos conflictos y problemas de cualquier tamaño incluso donde no los hay. Y por ello todo apunta a sus SS.MM. Melchor, Gaspar y Baltasar pasarán por este país cargados de carbón para los políticos y de juguetes para los niños buenos y desamparados que son mas de los que imaginamos.

Vamos a ver que nos dice el Rey Felipe VI en esta su segunda aparición navideña y en plena tormenta sobre el laberinto de la gobernabilidad que acaba de salir de las urnas calientes del pasado 20-D, donde nadie ganó y todos pierden y donde, de momento, nadie da su brazo a torcer, ni tampoco un paso atrás, empezando por Mariano que motivos tiene para recular.

En España todos en tropel y todos contra todos. De ahí el papelón que le espera al Rey quien tiene la oportunidad de aplazar la propuesta al Congreso de un candidato a presidir el Gobierno de España hasta que dicho candidato no esté en condiciones de garantizar que tiene apoyos suficientes para pasar la legislatura con firmeza y estabilidad. Además mientras el Rey no proponga a nadie el Gobierno en funciones de Rajoy seguirá en el poder, y no correrá el plazo de los dos meses para votar la investidura y en caso de que nadie la consiga regresar a las urnas a las órdenes del Rey.

Eso sí, le pedimos encarecidamente al monarca que en el discurso de Nochebuena no diga eso de ‘la altura de miras’, porque eso ya lo decía Franco, lo repiten todos los políticos y el último ha sido Pablo Iglesias en la noche electoral hasta que la Colau que es su ‘hada’ madrina le tiró de la coleta al Comandante y lo mandó callar.

Ahora bien esta vez y por fin el Rey no va a tener mas remedio que recibir a Pablo Iglesias –que ha sido ‘el hombre del año en España’- en el Palacio de la Zarzuela. Aunque a lo mejor hubo algún encuentro con la mayor discreción y en casa de alguna amiga de Letizia tras el regalo de la serie Juego de Tronos que Iglesias le hizo al Rey en el Parlamento Europeo, una vez que hizo el ‘salto de la rana’ al estilo de El Cordobés.

Iglesias le hace cucamonas al monarca para legitimarse como una alternativa de poder, y por eso en la Puerta del Sol de Madrid durante la gran manifestación del 31 de enero no llevó banderas republicanas ni mencionó la palabra Republica, aunque si dejó claro que eso está en el ADN de los ‘podemitas’. E igual pasó en la fiesta de la noche electoral donde solo se vio una bandera tricolor y donde Iglesias si mencionó a Azaña y Largo Caballero pero no utilizó la palabra República para no asustar. Y no hay que remontarse mucho en el tiempo para encontrar en You Tube un video de Iglesias parodiando el discurso de Navidad del Rey Juan Carlos I, y rodeado de banderas republicanas.

Y todo esto lo saben en el Palacio de la Zarzuela donde conscientes son del peligro republicano que tiene Iglesias, como temen que cuando se haya consolidado levantará la tricolor y obligará al PSOE a subirse al carro o a quedarse para siempre en la cuneta del PASOK. ¡Cuidado! No estamos diciendo que esto esté al caer ni mucho menos, sino que esto está ahí, dormido pero no eliminado. Aunque sabida es la capacidad de Iglesias para dar volteretas hacia atrás y también para disimular hasta el punto que cuando vaya a Zarzuela es posible que lleve a la Princesa de Asturias y a la Infanta Sofía la serie de Bob Esponja, como su regalo personal.

El Rey va a pedir a los políticos responsabilidad, generosidad, pactos, dialogo y que se pongan de acuerdo de una puñetera vez para que no se pierda tiempo y el país y la legislatura comiencen a funcionar. De lo contrario, ya se sabe, todos otra vez a votar. Asimismo, llamará a favor de la unidad de España, de la cohesión nacional de hacer el camino con nuestros socios europeos y parientes hispanoamericanos y de ayudar a los españoles mas necesitados y especialmente todos los que están sin trabajo y sin hogar.