Réquiem por Albert Rivera

rivera2_recortada

Albert Rivera está perdido entre la niebla que inunda el panorama de la política española. Sabe mucho de Cataluña pero España aún le queda grande y no conoce los laberintos del poder. Y, aunque presume de sus 40 diputados como un gran éxito, lo cierto es que entre sus votantes y militantes existe una notable decepción porque se esperaban muchos más y el propio Rivera se había colocado en las últimas semanas en el segundo lugar del ranking político nacional y se quedó en el cuarto.

Y lo que es peor: Albert Rivera ha perdido el 20-D la ‘llave’ o la bisagra de la gobernabilidad. Porque sus 40 diputados no son decisivos para nada, voten a favor, en contra o se abstengan. Y porque puede que en esta ocasión Albert haya podido dejar escapar la gran oportunidad de su vida, el tren que lo podía acercar a la puerta de la presidencia del Gobierno de España. Pero Rivera es muy joven y si no comete errores importantes aún tendrá otra oportunidad.

Desde luego si sigue diciendo que Ciudadanos solo va a estar sentado en los bancos de la Oposición va listo. Para empezar porque para que exista la Oposición hace falta una investidura y luego un gobierno, de lo contrario habrá nuevas elecciones anticipadas. Y ¿cómo se va a pactar la investidura a presidente del Gobierno de un líder político si el PSOE y Podemos anuncian su voto en contra de Rajoy, y Podemos no quiere que Sánchez sea el presidente del Gobierno?

Vamos a ver, pero ¿no hay nadie en Ciudadanos que conozca las más elementales normas y aritméticas del juego político español? Si Albert quiere liderar a su partido en los bancos de la Oposición del Congreso de los Diputados tendrá que aprobarse la investidura de un presidente, de lo contrario no habrá legislatura sino elecciones anticipadas. Y para evitar esa situación y unas nuevas elecciones que serian pésimas para Ciudadanos, Rivera debe hacer más cosas que estar sentado a ver qué ocurre.

Por ejemplo: proponer una gran coalición PP-PSOE-Ciudadanos con un independiente -un Mario Monti a la italiana- en la presidencia; ofrecer C’S a Pedro Sánchez un pacto de investidura de centro-izquierda, que sume 130 escaños (siete más que el PP), a ver qué hace entonces Rajoy con su discurso de que España necesita un gobierno constitucionalista y estable. Pues ahí tendría uno y, en ese caso, que lo vote o se abstenga el PP y los deje gobernar. O ¿acaso cree Rivera que el PP y Rajoy son los únicos que están legitimados para defender los intereses de España? Y ¿no es cierto que Rajoy tiene responsabilidades políticas en la corrupción del PP? Como puede pedirle Rivera a Rajoy que dé un paso atrás y deje que otro candidato del PP se postule para la investidura a ver si así Sánchez le deja gobernar.

Existen múltiples opciones o fórmulas alternativas para forjar la gran coalición con los tres partidos -PP-PSOE-Ciudadanos- en el Gobierno, o con apoyos externos. Con o sin Rajoy en la presidencia, con un turno de dos presidentes de PP y PSOE por dos años, etcétera. Además en estos pactos tripartidos ¿por qué no puede Ciudadanos aspirar a un turno de Presidencia, como ocurre con otras minorías y gobiernos en la UE?

Se ha pasado Rivera la campaña ofreciendo ‘pactos de Estado’ a granel sobre cualquier política u ocurrencia y ahora, cuando está en juego la estabilidad política, la salida de la crisis, el desafío catalán -que a lo mejor acaba uniendo a los constitucionalistas-, a los de Ciudadanos y su líder Rivera no se les ocurre nada, porque están deprimidos por el resultado electoral y porque han perdido ‘la llave’ de la gobernabilidad.

Y ahora se dará cuenta Albert del gravísimo error que cometió en el cierre de campaña cuando anunció la disposición de C’S de abstenerse para favorecer la investidura de Rajoy. Los votantes progresistas del centro político, a los que C’S abandonó de manera flagrante durante la campaña con sus disquisiciones sobre la guerra de Irak y la violencia de género, salieron despavoridos de C’S y bien regresaron al PSOE o a Podemos. Y los del centro derecha se dirían: para eso votamos al PP.

Y buena culpa de ello la tiene la falta de un buen equipo de campaña electoral, la debilidad de los mensajes: el lema ‘la ilusión’ era infantil . Mucho mejor ‘el motor del Centro’ o ‘El Despertar de la Fuerza del centro’. Y Albert falló en los debates jugando al hombre bueno -un ZP- y poniéndose de perfil, ‘yo no entro al y tú más en lo de la corrupción’ dijo renunciado a tan grave lastre del PSOE y del PP.

Y además Rivera anda rodeado por sus ‘amistades peligrosas’ de la extrema derecha mediática -los presuntos y falsos ‘liberales’- que lo han jaleado y ‘manoseado’ como el nuevo PP. Y él, oportunista, se dejó querer. También en esto de la comunicación los de C´S tienen todavía mucho que aprender.

Y decimos todo esto a Albert Rivera desde el respeto y reconocimiento de lo mucho bueno que ha hecho en la defensa de la vida democrática, las libertades y la unidad de España. Pero lo cortés no quita el derecho a una crítica constructiva -o ‘asesoramiento al poder’, dicen los sabios- porque creemos en la necesidad de un centro político, un espejo limpio en el que muchos españoles se puedan mirar.

Ciudadanos puede serlo, tiene una base sólida de 40 diputados para empezar pero siempre que no haya elecciones anticipadas porque en ese caso el espejo se les puede romper, y entonces -como le ocurrió a UPyD- tendremos que entonar un definitivo réquiem. Éste que ahora le avanzamos solo es provisional. Un aviso a navegantes porque la mar está muy revuelta y se puede encrespar.