Caso M.A. Aguilar: Juan Luis Cebrián a palos contra el NYT

El diario El País, es decir Juan Luís Cebrián, se ha liado a palos contra el New York Times y al parecer ha suspendido la publicación de la edición semanal que el NYT insertaba en el diario español. La causa del desencuentro ha sido la denuncia que el NYT ha hecho del despido del columnista de El País Miguel Ángel Aguilar por causa de unas recientes declaraciones que Aguilar hizo al diario neoyorkino en las que hablaba de la mala situación de los diarios españoles y las presiones que llegan a las redacciones, señalando que muchos periodistas que se fueron de El País lo hicieron para no soportar la ‘censura’.

Palabra mágica esta de ‘censura’ que indignó a Cebrián -el único que de verdad manda en el periódico- quien imaginamos dio las oportunas órdenes para fulminar a Aguilar, cosa que hizo el jefe de opinión una vez que el director, Antonio Caño, no se atrevió a enfrentarse con este columnista que llevaba 21 años escribiendo en el citado diario español.

El enfado de Cebrián y su pelea con el New York Times se reflejó en una extraña crónica que, sin venir a cuento de nada, publicó ayer El País bajo el título de ‘Los problemas económicos limitan la expansión del New York Times’. Menudo morro tiene El País (y Prisa), porque está prácticamente en quiebra, con una deuda gigantesca que multiplica por cuatro la del diario americano y que, en el caso del grupo español depende de la ‘caridad política’ del Gobierno de turno y sus acreedores como bien se sabe en Madrid.

Además, sorprende que en dicha crónica El País lance duras críticas contra el primer accionista del New York Times, Carlos Slim. Lo que a su vez ha provocado malestar y preocupación entre los accionistas más destacados a institucionales del diario El País (que son buenos amigos y socios de Slim) los que, por nada del mundo, querrían tener tensión o problemas con el NYT, por si el rotativo de la Gran Manzana se lanza al ataque decide publicar los entresijos accionariales y las pésimas cuentas de Prisa y El País.

En cuanto a Miguel Ángel Aguilar se especula con la posibilidad de que Cebrián quiera forzar también su cese como comentarista de la Cadena SER de radio, donde también lleva unos años, pero ello les obligaría a pagar a Aguilar una alta indemnización como ocurrió años atrás con el caso Carnicero.

Los nervios en este país están a flor de piel en la política, las empresas y los medios de comunicación. Estamos en los estertores del final de un régimen político, en pleno desafío soberanista de Cataluña y en espera de los resultados de las elecciones generales del 20-D donde se anuncia el fin del bipartidismo. Y en consecuencia un tiempo nuevo en todo y ahí incluidas las relaciones de los grandes grupos de comunicación con el futuro gobierno -de coalición- y las grandes empresas y entidades financieras del país. Lo que les obligará a reconversiones, fusiones y en algún caso al cierre de algunos medios.

Ahora bien, parece que Cebrián ha perdido la cabeza en la crisis de M.A. Aguilar y se ha metido en camisa de once varas con el NYT. Un diario que no se anda con chiquitas y puede poner patas arriba a Prisa y El País, lo que preocupa y mucho a personas muy importantes de los más altos salones del poder. Los que se espera muy pronto le hagan saber a Juan Luís Cebrián su malestar por esta crisis que ya veremos cómo acaba y que ha empezado muy mal.