La tonta del bote

Raphael celebra su cumpleaños rodeado de su familia y amigos.

En este país de listos de la política venidos a menos, y de listillos de la corrupción que andan en coplas en los medios y en los tribunales, se ha muerto Lina Morgan, encantadora y audaz actriz cómica, la reina del teatro madrileño de La Latina donde estrenó mas de 25 obras, además de sus otras 25 películas y ocho actuaciones y seriales en la televisión.

Un dama de altos vuelos cómicos y tierna sencillez que conectaba a diario con el pueblo, su barrio, su Madrid y con toda España donde ha sido muy querida y admirada esta ‘Tonta del bote’ -como rezaba una de sus mas famosas películas-, y que no tenía un pelo de tonta sino todo lo contrario, como lo demostró como actriz y como empresaria.

Se va la campeona de la mueca y la sonrisa de la pobrecita de pueblo que encandila al mas poderoso caballero, una alumna destacada de su admirado Charlot y una persona entrañable que, en estos tiempos tan difíciles para muchos españoles, bien nos habría venido para imponer una sonrisa en medio de tanta e inútil tensión política y agresividad y desencuentros de todo orden, amen de la lamentable postración social.

Alguien debería crear en su honor el premio al ‘tonto -o tonta- de bote’ del espectro nacional, en lo político, mediático, económico, deportivo y cultural, y tortas habría por conseguir el galardón ahora que el nivel de la denostada -y en muchos casos con razón- clase política y de algunos otros sectores influyentes de la vida nacional ofrece tantos ejemplos de tontos circunspectos con delirios de grandeza.

Pero Lina, que nunca se metió en esos andurriales, siempre se quedó en el terreno mucho mas agradecido de la ternura y el corazón. Lejos de los intereses creados, públicos y privados, disfrutando de su arte y de su estilo directo y personal. El que se acaba con ella porque ha sido y será irrepetible en las tablas y en los platós y en esta su despedida le tenemos que decir, querida Lina ‘gracias por venir’.

Sobre el autor de esta publicación