Aznar exige a Rajoy la gran rectificación

El presidente de honor del PP, y líder carismático de este partido, José María Aznar está indignado con Mariano Rajoy a quien culpa de los pésimos resultados electorales del PP y al que le acaba de hacer una dura y completa enmienda a la totalidad de su gestión acusándole de no hacer política y abandonar la moderación del centro. A la vez le exige una ‘gran rectificación’ en el Gobierno y el PP diciéndo: 'no hay votos cautivos, y ni siquiera el mío’. Y advirtiéndo que la actual estrategia de la campaña del miedo y del voto útil del PP es ‘inaceptable’.

No sabemos si la crisis de Grecia se puede convertir en la tabla de la salvación de Rajoy si el presidente del Gobierno decidiera, por primera vez, tomar una decisión política importante como el adelanto de las elecciones generales al mes de septiembre. En ese caso Rajoy si podría usar el discurso de la estabilidad y la recuperación económica de España –‘el mono tema’ le llama Aznar-, aunque tampoco está claro que funcione porque la crisis griega empeora la situación española y frenará el crecimiento y el empleo.

La contundencia de Aznar contra Rajoy es tan directa que podría decirse que el ex presidente ha vuelto a la primera línea de la política y del PP aunque no lo reconozca. Y sus declaraciones –en una entrevista concedida al diario ABC- son una advertencia porque exige a Rajoy una gran rectificación, lo que deja claro que los recientes cambios hechos en la dirección del PP y el Gobierno son insuficientes, al menos para Aznar.

El ex presidente que acusa a Rajoy de: abandonar los signos de identidad del partido –por ejemplo en el debate del aborto-, perder el centro político, no ocuparse de las clases medias, los jóvenes, los parados, las familias y las víctimas del terrorismo. Y también de no defender la unidad de España en Cataluña –dejando como ‘residual’ el PP catalán-, en clara alusión a la pasividad de Rajoy en la consulta secesionista catalana del 9N, o por el regreso de Bildu. Y a no perder de vista la afirmación de Aznar sobre la falta de unidad en el seno del PP.

Con todo esto Aznar viene a decir que lo que falla en el PP es Rajoy por su falta de liderazgo e incapacidad de hacer política y de tomar decisiones. El ex presidente incluso rechaza las excusas con las que Rajoy ha pretendido justificar sus derrotas sucesivas en los comicios europeos, andaluces y municipales con alusiones a la ‘falta de cercanía y fallos de comunicación’, y advierte que una cuarta derrota del PP se puede producir si no se hace la ‘rectificación suficiente y contundente’.

Las declaraciones de Aznar han caído como una bomba en el PP donde el malestar de los barones y dirigentes es muy notable ante la burla de Rajoy por sus mínimos cambios en el Gobierno y el Partido. Y está por vez que hará Aznar si Rajoy, ahora escudado en la crisis de Grecia, decide continuar con su inmovilismo proverbial y desprecia el alegato del que fue su presidente, mentor y la persona que lo encumbró al liderazgo del PP en 2003.

Desde luego si Aznar da un paso hacia delante en la Conferencia del PP de los días 11 y 12 de julio, contará con muchos apoyos en pos de un renovado liderazgo y del relanzamiento electoral de este partido que según Aznar ha retrocedido a los tiempos del techo de votos logrado por Manuel Fraga.

Naturalmente, la crisis de Grecia se ha convertido en un parapeto que ahora utiliza Rajoy para no responder a Aznar y ocultar su implacable alegato en unas declaraciones que ahí están y que en su conjunto son mucho más duras que las críticas que les llegan de la Oposición. Con el agravante el diagnóstico de Aznar sobre la crisis del PP está en línea con la verdad y con lo que piensa la gran mayoría de militantes y dirigentes del Partido Popular.