Podemos apoya al PP en Valencia y Aragón

Ha hecho muy bien Ximo Puig, el líder del PSOE valenciano (PSPV) en plantarse de una vez por todas frente a las pretensión tramposa de Podemos y Compromís de hacerse con la Alcaldía de Valencia en favor del candidato de Podemos Joan Ribó, con apoyo del PSPV, y a la vez imponer a Mónica Oltra de Compromís para ocupar la Presidencia de la Generalitat valenciana a pesar de que los socialistas fueron la fuerza más votada de la izquierda por delante de Compromís y de Podemos.

Un golpe de mano de Pablo Iglesias que Podemos pretende que se repita en Aragón en favor de su candidato Pablo Echenique, el que también quedó por detrás de la candidatura del PSOE. Pero si esto sigue así las Comunidades de Valencia y Aragón -salvo que medie un pacto tripartito entre PP, PSOE y Ciudadanos- acabarán en las manos de los dirigentes del PP, de Alberto Fabra y Luisa Fernanda Rudí, gracias a Pablo Iglesias y al comportamiento ambicioso y desleal de Mónica Oltra que serán, en una última instancia, los verdaderos responsables de que la derecha recupere ambos gobiernos o de que Podemos y Compromís sean sustituidos en Valencia por Ciudadanos y el PSOE.

Y no solo porque su pretensión de controlar los gobiernos de Valencia y Aragón está fuera de todo comportamiento lógico y democrático, sino porque si el PSOE acepta semejante disparate Pedro Sánchez lo pagará muy caro en toda España y dentro de su propio partido. Que es, probablemente, lo que pretende Pablo Iglesias al llevar la situación hasta el límite de regalar ambas Comunidades al PP.

Y a no descartar que, en caso de ruptura entre PSOE y Podemos en Valencia y en Aragón, los de Podemos decidan también regalar al PP La Mancha y Extremadura en represalia por lo ocurrido, lo que sería el colmo de la traición de Podemos a los gobiernos de la izquierda regional y municipal.

De momento ya se han quedado fuera del pacto de Gobierno en Andalucía donde Ciudadanos ha dado su apoyo decidido a la investidura de Susana Díaz, mientras Podemos se ha mantenido en el ‘no’ al no conseguir Teresa Rodríguez que Díaz le de apoyo al candidato de Podemos a la Alcaldía de Cádiz, José González, -el ‘Kichi- que además es su compañero sentimental. Lo que de confirmarse le dará a Teófila Martínez del PP la oportunidad de revalidar la alcaldía gaditana donde ella goza de un buen apoyo popular.

Desde que comenzaron las elecciones Podemos no cesa de disparatar entre sus líos internos con la rebelión de Monedero –-ue se pasa el día sermoneando a ‘Pablito’-, y sus pretensiones de control y hegemonía en la izquierda que, de momento, no le está saliendo nada bien, como se aprecia en Andalucía, Valencia y Aragón. Y cuyos malos resultados para Iglesias se pueden extender a muchos ayuntamientos si la bronca entre Iglesias y Sánchez continua subiendo de nivel.

Pero lo más llamativo de estas maniobras en la oscuridad de Iglesias y Oltra en Valencia son los falsos discursos sobre la necesidad de un cambio, de un giro a la izquierda, de programas de regeneración y ayudas sociales, cuando al final lo único que importa a Podemos y Compromís es quedarse con todo el poder valenciano, porque lo lógico sería que Podemos gane la Alcaldía como la lista más votada que fue, y el PSOE la Comunidad por el mismo motivo.

Discursos falsos y llenos de mala literatura que esconde la ambición desmedida de Oltra y el truco de que ella cuenta con el apoyo directo de Podemos por lo que entiende que así suma más escaños que el PSOE. Lo que no es verdad porque esa suma es artificial y, entre otras cosas, porque PSOE y Ciudadanos suman más escaños que ellos dos en dicha Comunidad y si el PP se abstiene dejaría fuera de la Generalitat a un gobierno de la izquierda.

El colmo de la desvergüenza política reside en que Oltra y Ribó le exijan al PSOE apoyo para la Alcaldía y luego ambos decidan traicionar al PSOE en la Comunidad. Como si Ximo Puig y Pedro Sánchez fueran dos pardillos a los que les pretenden tomar el pelo con la amenaza del regreso del PP. Pues si vuelve el PP, o si el PP le facilita a Ciudadanos la Alcaldía de Valencia con apoyo del PSOE y luego al PSOE la Comunidad Valenciana con apoyo de Ciudadanos, los de Podemos y Compromís habrán hecho un pan como unas tortas y perderán Valencia de manera merecida. Y no digamos si Iglesias y Oltra le regalan al PP el Gobierno y la Alcaldía, y repiten la jugada en Aragón.

Allá ellos pero Pablo Iglesias se ha vuelto a equivocar y por ese camino va mal hacia las elecciones catalanas y generales que están al llegar.