¡Las bragas de luto, llevo!

Llega la señora del FMI, Christine Lagarde, con sus bolsos de cocodrilo, vestida de Prada, calzada por Louboutin y con ropa interior La Perla y le dice al Gobierno de Rajoy que hay que subir el IVA, abaratar el despido e imponer el copago en la Sanidad. Y todo eso precisamente ahora que sabemos que el 50% de los contratos laborales firmados en 2015 no duran más de tres meses y de ellos el 25% solo una semana. Madame Lagarde, como sus predecesores en el FMI, Rato y Strauss-Kahn, también tiene, por motivos diferentes, naturalmente, cuestiones pendientes con la Justicia de París.

Los ricos también lloran, se suele decir en este tiempo español en el que vivimos a grandes velocidades de cambios y emociones varias como las que se desprenden de los pactos de gobiernos en autonomías y ayuntamientos, donde empiezan a salir bajo las polvorientas alfombras del poder historias sorprendentes y escandalosas, como la que se acaba de descubrir en la televisión de Castilla La Mancha, de la que disfrutaba a sus anchas María Dolores de Cospedal.

La presidenta saliente de la Junta manchega que cantando va ‘al pasar por Toledo/ me corté un dedo,/ me hice sangre…’, mientras callado y luminoso en su capilla se queda con su luto riguroso la obra cumbre de El Greco, ‘El entierro del Conde de Orgaz’. También de luto vimos a María Dolores en su última procesión del Corpus toledano que pasea la impresionante custodia de Arce, pero sin peineta ni mantilla, españolas de rigor, ni las perlas y el borche de otras veces, porque la doña esta vez iba de penitencia por los pecados cometidos.

Y ahí incluido el del uso y abuso de la televisión autonómica de La Mancha, donde se han hecho mangas y capirotes al favor del PP de la mano del montaraz Nacho Villa, al que Ignacio López del Hierro, el marido de Cospedal, fichó en la COPE de los tiempos enloquecidos de los ‘federicos’, acompañado para la jefatura manchega de los informativos de la región por Victoria Vigón, también conocida como ‘bragas negras’. Porque de eso presumía la susodicha cuando los empleados de la cadena, en protesta por sus malos modales acudían vestidos de negro a la Redacción. Y ella, con sus bonitos modales, les gritaba: "¡De luto me tenéis! ¡Las bragas de luto llevo!"

¡Qué elegancia conjuntada! la de la periodista de cabecera de Cospedal, que ahora está siendo investigada por la inspección de Trabajo y Seguridad Social por su mal trato a los empleados de la cadena televisiva manchega a los que no ha parado de insultar. De todo decía a los redactores la Victoria bragas negras: ‘Sinvergüenzas, impresentables, gilipollas, atontados, etc’. Y claro, en casa del herrero cuchara de palo. La han pillado con cámaras de televisión indiscretas insultando al personal con frasecitas como ésta: "No llega este sinvergüenza, y yo le mato. ¡Te juro que le mato! Salgo de aquí, y le mato, lo despellejo con mis manos!"

Qué bonito Cospedal, qué maneras democráticas y qué buena educación imperaba en La Mancha TV, amén de unos sueldecillos y ayuditas bajo cuerda para amigos de la casa y ciertos tertulianos camorristas del PP, y programas al servicio de la dueña del poder manchego, que ella completaba en Madrid saliendo cada dos por tres en TVE, que es lo único a lo que se dedicaba desde la secretaría general del PP.

Y después de todo esto Cospedal quiere ser ministra, aunque sea de Marina y a las órdenes de su enemiga Soraya. En realidad a quien debería Rajoy hacer ministro es a Carlos Floriano, que en estos años de ausencia de Cospedal, en las campañas de las elecciones y en los días difíciles de dar la cara ante la prensa, se ganó el título de bombero del PP. Se ve que a los extremeños populares como a Floriano y Monago, les encanta tocar la campana del coche colorado y enchufar las mangueras para ver si logran apagar los fuegos del PP que les crecen por doquier.

Victoria bragas negras irá de La Mancha a cualquier otra cadena de tronío de la extrema derecha del PP, tras dejar su impronta y modales impresentables en la capital del Tajo donde la protegía Cospedal. Y todavía se extrañan en la Moncloa del reciente fracaso electoral y siguen preguntando sobre las causas del descalabro que a la vista están. ¿Qué hacer, por dónde tirar?

Nunca se sabe, a lo mejor la solución a la crisis de la política de comunicación del Gobierno pasa por poder llevar a Victoria ‘bragas negras’ a Moncloa para ponerla en el puesto de María Pico ‘guante rojo’, o en el de Carmen Martínez Castro, que es la primera clienta, -según Pepe Oneto- de la ropa de los chinos de Gao Ping. Esta Victoria ‘bragas negras’, con unos cuantos gritos bien dados, firmes los iba poner a todos. Un poco de orden es lo que falta en la Moncloa para acabar con el martilleo de las televisiones sobre la corrupción del PP. A ver si se entera Carlotti de lo que vale un peine y en el PP recuperan la sonrisa.

P.D. ¿A qué espera el Círculo de Empresarios para disolverse, tras pedir que se reduzca el salario mínimo? Alvarito, ¿estás ahí? Diles algo, por favor, a ver si mejoran el swing.