Casado y Cifuentes, posibles candidatos del PP en Madrid

Pablo Casado | Foto: EFE

Vamos por partes. Pablo Casado y Cristina Cifuentes pueden llegar a ser candidatos del PP a la Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. O mejor dicho deberían de serlo, o incluso puede que alguien ya está pensando en ellos por dos nuevas razones que el equipo de Arriola está manejando en la Moncloa: porque la izquierda ganará las elecciones a la Comunidad y en ese caso levantará las alfombras de los gobiernos de Aguirre y González y con lo que aparezca, que será más de lo que ya hay, podrán dinamitar la campaña electoral del PP de Rajoy a las elecciones generales de 2015; y porque la única posibilidad de que el PP gobierne en Madrid reside en que sus candidatos tengan capacidad de pacto con Ciudadanos y UPyD, incluso con el PSOE, y eso con Aguirre y González es absolutamente imposible.

Y dicho esto, que no es poca cosa, vamos a dar un repaso a otros asuntos que están en plena actualidad, con una advertencia previa porque lo de la tapadera de Indra, para operaciones secretas y obscenas al servicio de los máximos dirigentes de la Comunidad de Madrid, no va a ser nada o solo muy poca cosa -y todavía hay mucha tela que cortar en lo relativo a ciertos medios de comunicación afines a Aguirre- comparado con lo que aparecerá cuando se levante la lápida de la entrada a la cripta del Canal de Isabel II, que con tanto entusiasmo presidió el Chino Glez. de la Coleta Blanca o, dicho de otra manera, el Chino Ignacio González, actual presidente de la Comunidad de Madrid.

El mismo Chino Glez. de la coleta blanca al que hace poco el diario El Mundo cazó, con su Consejero Salvador Victoria en asuntos Púnicos -que tienen en la cárcel a Francisco Granados-, y al que este lunes el diario El País acaba de cazar pagando sobresueldos a jueces y fiscales madrileños. Y dicen en la Puerta del Sol (sin dar la cara) que para asesorías informáticas, (sic) y todo ello con la colaboración de la Indra (o la Hidra de tres cabezas) del inefable Javier Monzón. Pájaro de cuidado al que el presidente de SEPI Ramón Aguirre debe de expulsar de la presidencia de honor de Indra, antes que el personaje le estalle en las manos por éstos y demás asuntos, incluida la ‘lista Fasana’, que seguirá a ‘la lista Falciani’, con Corinnas y gabardinas incluidas.

Está visto que lo de los sobresueldos a los jueces y fiscales viene de una práctica que parece habitual en el PP, como lo confiesa el gran esquiador que es y está en Baqueira Beret, Luis Bárcenas. Y algo huele a podrido en esto de sobresueldos a jueces y fiscales cuando el PP de Madrid está metido hasta el cuello en una larga lista de casos de corrupción y a no perder de vista los de espionaje, asuntos todos ellos que siguen dando vueltas por los juzgados.

Lo que debería de llevar a Mariano Rajoy, sin más dilación, a nombrar candidato a la alcaldía de Madrid a Pablo Casado y a Cristina Cifuentes a la presidencia de la Comunidad si es que no quiere que el PP madrileño salte por los aires en todo su esplendor y suciedad a partir de las elecciones de mayo. Las que ganará la izquierda en Madrid. Y las que permitirán levantar las alfombras del gobierno de la Comunidad, el Canal de Isabel II y otras mamandurrias y airearlas en el balcón principal de la Puerta del Sol para oprobio y escarnio de Aguirre, la condesa de Bombay y de los principios y valores, pico y pala, pico y pala, y del Chino Glez. el de la coleta blanca y el del ático marbellí con baño turco, que ya nos dirán ustedes qué hace un chino metido en un baño turco traído de Delaware.

Ahora bien, si Mariano Rajoy quiere Condesa y Chino para Madrid, pues ¡hala! don Mariano, lo que usted mande, porque en el PP no se moverá un gato madrileño para rechistar o maullar. Ahora bien, cuando se levante el velo negro de la Comunidad de Madrid y empiecen a aparecer los sapos y las culebras que a buen seguro que están por ahí, y llegan hasta Bankia (donde el Chino colocó a su amigo y tarjetero negro Javier López Madrid), y salga lo de Navalcarnero, El Álamo, el Canal, la prima Gil de Biedma, lo de Telemadrid, las publicidades escandalosas de Isabel Gallego (otra que veremos cómo y dónde acaba) y un montón de cosas más, y entonces salten las alarmas y por los aires el Chino y la Condesa, como en los manteos de peleles de Goya, entonces sí que se va a enterar Rajoy, por fin, de lo que vale un peine de verdad y repetirá: ‘¡joder, qué tropa!’.

Por eso y con ganas de ayudar le decimos a Arriola que nombre a Pablo y Cristina como candidatos para Madrid. Entre otras cosas porque el serial del Chino Glez. en El País no va a parar, máxime ahora que ese periódico ha nombrado a uno de sus Gabilondos candidato del PSOE, y necesita algo de munición para remontar.