Frío y calor

Veinte grados bajo cero en Nueva York, una nube de hielo sobre el cielo de Marte, nieves sobre nieves en el norte de España, sin que nadie les ofrezca comida a los animales del monte. En Ucrania los bombardeos se mofan de la tregua, en Libia los ejércitos terroristas decapitan a los egipcios capturados, en Dinamarca las velas democráticas y de la libertad iluminan la noche de Copenhague frente a las dentelladas de los lobos solitarios que hincaron sus dientes en Charlie Hebdo.

El tiempo está gélido y revuelto, y los hombres despiadados de las guerras continúan con su macabro caminar dejando tras de sí un infame reguero de cadáveres congelados, mientras en otras latitudes mas cálidas del mundo lucen los colores y el estruendo de las fiestas de Carnaval. En Cadiz la chirigota de 'los millonarios' pide que se vayan de la mano Sánchez y Rajoy, y los cientos o los miles de imputados que desfilan por los juzgados reciben el escarnio popular del que se dice que lo veremos reflejado en las urnas a la primera oportunidad.

Adivina, adivinanza ¿cuántas cervezas se había tomado el ministro alemán de economía, el tal Schauble antes de insultar al gobierno de Grecia al que calificó de 'irresponsable'? Así las gasta la Merkel subida en un tanque por las calles de Berlín, mientras el ministro De Guindos, con marcas en la nariz de esquiar en Suiza o en Andorra, vaya usted a saber, también se pone chulo con los griegos en el nombre de España, donde una mayoría de ciudadanos ya no está por votar al PP.

Vamos a ver qué pasa en el Eurogrupo, pero que se cuiden Merkel y Rajoy de no romper la baraja del euro porque en ese barco vamos todos, y porque Tsypras le puede llamar de todo a Schauble y recordarle a De Guindos que fue el hombre de Lehman en España, y que es miembro de un Gobierno del país con mas corrupción de Europa y de un partido con doble contabilidad. Cuidado con los griegos no vaya a ser que, en una de éstas, se vayan de la OTAN y entonces, ni euro, ni pago de deudas, ni bases estratégicas aliadas en el rincón mas caliente del Mediterráneo oriental.

Frío helador en las montañas y ardientes maniobras en los centros del poder occidental donde no las tienen todas consigo y ni mucho menos el control ni la certeza sobre lo que puede pasar. Pero ¿de qué se vanagloria De Guindos y de qué encuestas ocultas presume Rajoy si al PP se lo va a comer con patatas fritas Albert Rivera que viene lanzado como un obús, mientras Rosa Díez hace las maletas en UPyD?

Adivina, adivinanza ¿qué extraño placer le produce a Rajoy el machacar a los dirigentes de su partido en Madrid y Valencia negándose a dar la lista de sus candidatos para las elecciones del mes de mayo que está al caer? A ver si va a ser cierto que Pedro Sánchez se le adelantó a Rajoy con lo de la gestora del PSM, que es lo que debió de hacer, hace ya tiempo, el PP en Valencia y Madrid para depurar responsabilidades políticas de la corrupción. Y dice, Esperanza Aguirre, con cara de no haber nunca roto un plato, que 'la pelota está en el tejado' de Mariano, quien se acaba de dar un tinte oscuro en el pelo para tapar su verdadera melena blanca, como aquel protagonista de 'Muerte en Venecia' que buscaba con el maquillaje la eterna juventud.

En el PSOE, la situación es dramática. Se ofrecen a liderar el PSM Varcarce y Zerolo, pero todo está atado y bien atado, por más que mienta Simancas desde su rol de gran esquirol (bonitos van también los de CC.OO. y los de UGT), porque todos saben que el candidato elegido por Sanchez y Rubalcaba es el 'intruso' Gabilondo. Aunque, ya puestos, mejor haber elegido a su hermano Iñaki que es mucho más popular y que, últimamente, está muy mitinero y con aires de predicador.

La política española es puro carnaval pero se presienten lluvias limpiadoras y un aire fresco y renovador a partir de los comicios del mes de mayo, aunque previamente tendremos en el Sur un ensayo general. El que no será extrapolable en su conjunto a escala nacional, aunque algo nuevo nos dirá, por pequeño que sea, en este año donde la marmota metereológica no se ha decantado con claridad sobre la duración del invierno y el inicio de la primavera que llegar llegará.

Aunque de momento se han registrado veinte grados bajo cero en Nueva York, precisamente ahora que Pablo Iglesias está en 'la gran manzana' para presentar Podemos en los Estados Unidos, el Imperio del planeta Tierra donde España ocupa un pequeño lugar en el que no dejan de pasar muchas cosas y a gran velocidad. Por cierto, los hermanos Gasol tocaron al unísono el cielo del Madison Square Garden, en cuyo techo se amontonaban varias capas de hielo como si fuera Navidad.