Caja de Resistencia y de Resonancia

Pablo Iglesias habla de una cacería en curso de ‘la casta’ contra los líderes de Podemos y las personas más notorias que les acompañan. Ahora el que está bajo los focos es el profesor Juan Carlos Monedero, el ideólogo del partido. Hace poco fue el estratega Iñigo Errejón, y sometida a pesquisas variadas sigue Tania Sánchez, la compañera de Iglesias y pre candidata de IU a la Comunidad de Madrid.

Son asuntos de menor cuantía, dicen ellos, y es verdad si los comparamos con los casos Gürtel, Bárcenas y los ERE y los cursos de formación de la Junta de Andalucía, o sobre los escándalos Bankia, Caja Madrid y resto de las Cajas de Ahorro encausadas. Y no digamos con el escándalo de Nóos donde imputados están Urdangarin y la infanta Cristina. Lo de ellos, lo de Podemos, son asuntos pequeños, es verdad y muchos de ellos sobre errores o fallos administrativos -‘el papelito no presentado en Málaga por Errejón’ del que hablaba Iglesias hace poco en La Sexta TV-.

Y puede que ahora el caso de Monedero al que señala el ministro Montoro y a quien puede abrirle un expediente la Universidad Complutense por una incompatibilidad, sea un asunto más llamativo por la cuantía de dinero que ha ingresado -425.000 €- de unos presuntos trabajos de asesoría a distintos gobiernos latinoamericanos, de los que asegura tener facturas que dice no poder enseñar sin permiso de esos gobiernos (sic). Facturas de 2013 por los trabajos hechos en 2010, una retribución personal cobrada a través de una sociedad instrumental -‘Caja de Resistencia Motiva 2’ -para reducir así el pago de los impuestos, lo que Montoro asegura que no es aceptable y lo que se supone que investigará la Agencia Tributaria, ‘de oficio’.

Y todo esto no se justifica, como lo pretendió Iglesias el sábado, diciendo que Monedero es un santo porque pudo constituir una sociedad fuera de España para no pagar impuestos aquí. Porque esa excusa es falsa y porque en ese caso tampoco podía usar esos fondos a favor de la televisión afín a Podemos, etcétera. En suma un lío tan poco claro como confuso, como los problemas de Tania en Rivas Vaciamadrid, que ella califica de novatada y el Garzón de IU llamó un ‘error ético’, pendiente, dicho sea de paso, de una denuncia judicial presentada por el PP.

Todo esto que empieza a llenar las páginas de los diarios y programas de la televisión son, probablemente, asuntos pequeños comparados, dicho está, con los grandes casos de corrupción. Pero Podemos ha puesto muy alto el listón de la exigencia y de la acusación a otros y por ello están obligados a ser precisos, ejemplares y escrupulosos, por más que las acusaciones más duras vengan de sus principales adversarios políticos -‘la casta’-, y de sus más notorios publicistas. Y por más que algunas de estas noticias no salgan del trabajo de las redacciones sino que algunas puede que provengan de ciertos circuitos oficiosos de información como parece ser en algún caso.

Y atención a Venezuela porque nos aseguran que por allí alguien investiga el paso de Monedero e Iglesias en los tiempos de Chávez en busca de más datos, documentos o informaciones que los pueda comprometer. Se buscan pruebas contra los líderes de Podemos como se buscan por Madrid esas grabaciones que Bárcenas dice tener sobre Rajoy, lo que es muy difícil de imaginar porque de ser cierto el ex esorero no se habría pasado 19 meses en la cárcel de Soto del Real. Bastaba con que hubiera enviado a Rajoy una copia de las grabaciones para haber evitado su estancia en prisión. Salvo que la venganza de Bárcenas consista en dinamitar a Rajoy en plena campaña electoral de los comicios generales, precisamente para regalar a Podemos la victoria frente al PP, lo que tampoco es fácil de imaginar.

Desde luego el interés informativo y policíaco por Podemos está en clara relación con su importancia política y la velocidad de su éxito. Y tiene en su contra el machaque continuo de los grandes medios audiovisuales, los que en un principio jaleaban a Iglesias y a Podemos, entre otras cosas para así dividir la izquierda y dañar al PSOE.

Sin embargo y a favor de los líderes de Podemos está el apoyo de sus bases y la indignación nacional con la situación general de España. Y sobre todo Podemos cuenta ya con la proximidad del curso electoral donde la batalla de las urnas, que se inicia en Andalucía en el mes de marzo, dejará en un segundo plano todo lo demás. De hecho ya se han beneficiado del triunfo griego de Syriza y, subidos en esa ola griega, Iglesias y su equipo directivo pretenden surfear ahora todo el mapa electoral español en pos de un triunfo sorprendente que ellos dicen estar seguros de poderlo alcanzar.

La Victoria que, según Iglesias, comenzará en ‘la marcha de la alegría’ del sábado 31 en Madrid. La que ellos presentarán como la marcha triunfal. Para convertir los recientes avatares de la ‘caja de resistencia’ en la ‘caja de resonancia’ de cara a su próxima cita andaluza y electoral. Resonancia que incluye en su interior el nuevo caso de Monedero al que El Pais acusa de falsear su currículum profesional. Otra invectiva de la que cabe esperar aclaración de Monedero antes, tic tac, tic tac, de su irrupción en la marcha triunfal.