El avión, Aguirre, Gallardón y el Rey

Diez muertos, 21 heridos y varios cazas destruidos en la base aérea de Albacete tras abortar el despegue un caza F-16, pilotado por dos griegos en un entrenamiento de esta base que pertenece a OTAN. Sin duda un accidente lamentable que obliga a una pregunta esencial al ministro de Defensa Morenés y al general jefe de la Fuerza Aérea Española: ¿cómo es posible que la pista de despegue de esa base aérea esté detrás, o a la misma altura, que el resto de instalaciones de la base? Si, como debiera, la pista de despegue hubiera estado por delante, como debería ser lógico y preceptivo, esa catástrofe no habría tenido lugar. Y otra cuestión: pero ¿cuántas bases militares y fuerzas extranjeras hay en España? Rota, Morón, Albacete, Zaragoza, etcétera.

Este país no consigue salir del tobogán de las desgracias y está entrando en 2015 con muy mal pie. O con mal zapato si aplicamos el caso a la furiosa Esperanza Aguirre que está empeñada, a su edad, en disfrazarse de Cenicienta y calzar el zapato de cristal que ya no le entra por causa de los juanetes. Pero señor, ¡que tormento! está todos los días dando la matraca, para divertimento de los medios de comunicación y máxima preocupación de Moncloa, la sede decisiva del PP ante la que Aguirre no cesa de dar volteretas y alaridos a ver si Rajoy se acuerda que ella está ahí, que puede con todos y con todos, y que si no la nominan es capaz de presentarse por su cuenta a la alcaldía de Madrid.

Es decir, como Rajoy no nombre pronto a Esperanza Aguirre candidata a la alcaldía de Madrid la condesa de Bombay y marquesa de mis entretelas tendrá que ser internada en un psiquiátrico con camisa de fuerza porque está al borde de un ataque de nervios. Y a palos con todo el mundo, ayer mismo -y como casi todos los días- se lío a garrotazos con Podemos, a los que llama comunistas, y con la presentadora de Antena 3 TV Susana Griso a la que acusa de promocionar a Podemos siguiendo la estrategia de La Sexta, y con Bárcenas a quien le pronosticó su regreso a la cárcel.

Aunque el ex tesorero del PP le devolvió a la condesa de Bombay el ataque con amenaza incluida y advirtiéndola sobre los casos de corrupción ocultos del PP de Madrid. ‘Pregúntale al Chino Glez.’ debió de añadir en su réplica Luis Bárcenas, con quien se ha enfadado su ‘ronco’ o portavoz Raul del Pozo porque el ex preso de Soto del Real le ha desmentido lo de la mochila y las grabaciones, o sea, la bomba atómica que según el periodista está escondida debajo de la mesa de Rajoy.

Aguirre contra todos, Aznar contra Rajoy, Cospedal perdida, Soraya compungida, Moreno Bonilla asustado con las elecciones andaluzas, Gonzalez Pons cazando, a estas alturas, comunistas y fascistas -¿y por qué no también franquistas?-, y Bárcenas amenazante y al parecer vetado en los platos de los distintos canales de televisión por orden de ‘la autoridad competente’, como diría el capitán Muñecas en el 23-f, y que en este caso podría ser la generala Soraya, otra que cree que un día de estos va a sustituir a Rajoy al frente del PP.

Y en medio de este portentoso caos español, donde la Felipa Susana acaba de aforar a tres de sus imputados tras convocar elecciones en Andalucía, y del desconcierto que tienen en Europa con Syriza, a la que Merkel le va acabar dando la razón, nos preguntamos: ¿qué hace y piensa sobre todo esto Alberto Ruiz Gallardón, el gran ausente de la Convención madrileña del PP?

Imaginamos que Gallardón está en la ‘reserva activa’ del PP y tan campante en su casa viendo por televisión y a través de la Red de Internet el gran espectáculo de España, ajeno al fracaso de la Convención de Madrid y de las luchas de poder que se viven en el seno de su partido donde Rajoy, su matador, sigue fumándose un puro mientras deshoja la margarita de los candidatos electorales porque, como diría Guardiola ‘él es el puto amo’ del PP y a los demás que les den dos euros.

Lo que no sabemos -Cospedal no ve un burro a tres pasos- es si Rajoy se ha percatado de la mala secuencia electoral que le espera al PP en las Comunidades de Andalucía, Madrid, Valencia y Cataluña antes de que se alce el telón electoral de los comicios generales. Ahí están los griegos y por ahí va su amigo Antoni Samaras derrotado por Alexis Tsypras el compadre de Pablo Iglesias que está como unas castañuelas y bailando el sirtaki por las calles de Madrid. Donde Podemos ha convocado para el día 31 la manifestación de ‘la alegría’, o de la risa, visto lo que ahora se ve por ahí y la carita que se le ha quedado al pobre de Pedro Sánchez después del encuentro de Iglesias con ZP en casa de Pepe Bono.

Y que no se duerman en la Casa Real sin atender la petición de Iglesias de visitar al rey Felipe VI, no vaya a ser que si se retrasan desde Podemos les digan que es demasiado tarde. Además, la cita del 31 en la Puerta del Sol de Madrid podría tener ecos y muchas banderas republicanas, en memoria de aquel famoso 14 de abril. O sea, señor Alfonsín ¿a qué esperan para recibir en el palacio de la Zarzuela al líder del primer partido de España según las encuestas electorales? La reina Letizia que está más conectada con la actualidad debería activar la fecha del encuentro y no retrasarla demasiado, por lo que pueda ocurrir.