No a la resignación

Ahí los tenéis, a Marc y Pau Gasol en el partido de las estrellas de la NBA, dos españoles, dos hermanos y dos deportistas del máximo nivel. Y por ahí anda Rafa Nadal intentando rehacer su buena estrella, y Alonso probando el nuevo coche, y el Barcelona y el Real Madrid tensando la cuerda de la Liga española y de Campeones, y los chicos del balonmano avanzando por las arenas de Qatar, y Coma en el Dakar y las mujeres del deporte español convertidas en las verdaderas estrellas de este firmamento en muchas de las competiciones por tierra, agua y aire.

Los españoles son un pueblo esforzado, tenaz y luchador y no solo en lo que al deporte se refiere , pero en la política son un desastre total. Todos saben que estamos en una triple crisis política, económica e institucional y nadie se pone de acuerdo con el adversario ni siquiera para luchar contra el paro o la corrupción, y lo que es peor para ofrecernos el camino oscuro de la resignación. Ahora bien, se han equivocado los políticos porque los desencuentros al final acabaron en mas convocatorias electorales y así para 2015 ya tenemos a la vista cuatro comicios en curso: andaluces en marzo, municipales y autonómicas en mayo, catalanes en septiembre y generales en noviembre.

Y lo que es peor, cuatro citas electorales de las que no saldrán gobiernos estables sino mas bien y al contrario mayor incertidumbre e inestabilidad. Por lo que las citas con las urnas en vez de solucionar problemas puede que los vayan a aumentar, aunque hay una cosa que está clara: la situación de los grandes partidos nacionales de la transición -PP, PSOE e IU-, nunca va a volver a ser lo que es y lo que fueron, porque su tiempo ya pasó por más que no lo quieran reconocer.

Y porque, excepción hecha de Pablo Iglesias y Albert Rivera, no se ven en el horizonte político español líderes nuevos y limpios de toda mancha y de toda responsabilidad con los turbulentos tiempos presentes y los pasados a los que nunca más se volverá.

‘Habrá parlamentos ingobernables’, se nos dice a título de amenaza o de advertencia por parte de aquellos que no quieren que cambie nada para que todo quede como está. O se añade, si gana Syriza, Grecia se tendrá que ir del euro, porque Merkel los va a echar. Bueno ya se verá si esto es así o si, por el contrario, muchas cosas van a cambiar. Y en esos parlamentos que se anuncian ingobernables entra, por ejemplo, la vieja cultura del diálogo y del pacto, y en la UE se reducen los ajustes y se logra una camino nuevo para Grecia y para los problemas de los griegos, que podría ser un buen camino también para España y la lucha contra el paro. Porque la noticia de la EPA que habla de una modesta mejora nos condena a más de diez años de injusticia social y desesperación, y así no podemos continuar.

Los tiempos han cambiado y hay que adaptarse a ellos y si hay políticos que no los ven peor para ellos, pero los ciudadanos no los van a seguir. Los españoles son esforzados como nuestros deportistas pero, a igual que estos atletas, los españoles quieren ganar y no están dispuestos a vivir en la resignación y esto es lo esencial. Y quien no lo entienda se va a equivocar.