Zapatero y Susana contra Sánchez

La imagen de Pedro Sánchez huyendo de los periodistas en los pasillos del Congreso de los Diputados para no tener que responder a preguntas sobre el encuentro secreto de Zapatero con Iglesias en casa de Pepe Bono, y con la excusa de ‘no quiero contribuir al ruido’ era sencillamente patética.

El líder del PSOE se debió parar y criticar dicho encuentro por la confusión y el daño que le ha hecho a él y al Partido Socialista, como lo insinuó alguno de sus colaboradores (Juan Moscoso). Pero Pedro Sánchez está desbordado y no consigue tener el control del PSOE. Y lo que es peor, está sufriendo la mofa de parte de los suyos y de los medios, como ocurrió con el caso de su descontrol del GPS en Washington, que le hizo llegar tarde a un encuentro con estudiantes de una Universidad.

Y así, mientras al líder de Podemos, Pablo Iglesias, le crecen los ‘errores éticos’ (sic) como diría Alberto Garzón desde IU -un papelito con Errejón, unos contratitos familiares en Rivas de Tania y unas asesorías bolivarianas de Monedero- a Pedro Sánchez le crecen los enanos por doquier y también las traiciones. Porque mientras él se está batiendo el cobre contra Podemos el exsecretario general del PSOE y expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero -el hombre que ha hundido la economía del país y al propio PSOE- se reúne a escondidas con Pablo Iglesias en la casa de Pepe Bono, lo que ha dejado a Sánchez en ridículo.

Como en ridículo lo está dejando todos los días su compañera andaluza Susana Díaz, que parece vivir más tiempo en Madrid que en Sevilla, y que no cesa de visitar palacios y centros de poder de la capital de España, a la vez que inunda los medios de comunicación nacionales, entrometiéndose de manera descarara e intencionada en el territorio de Pedro Sánchez.

Y todo ello de la tal Susana con clara ambición y actitud de deslealtad, similar a la de otros líderes históricos del PSOE como los González, Rubalcaba o el propio Bono quienes -al igual que Zapatero, que puso a Susana Díaz por las nubes en la SER- apuestan por Susana Díaz como candidata del PSOE a las elecciones generales del otoño de 2015.

Sobre todo si la ambiciosa Susana se atreve a adelantar las elecciones de Andalucía -lo que podría anunciar en los próximos días- para derrotar a Podemos y al PP en el Sur y, con esos avales, acudir luego a las primarias del PSOE con vistas a las elecciones generales de finales de año.

Eso es, además, lo que ciertos poderes económicos y los fácticos del país consideran bueno para ‘la estabilidad política nacional’, en un tiempo en el que no se vislumbran grandes mayorías de gobiernos en ninguno de los niveles de la Administración. Ni en los ayuntamientos, las autonomías o en el gobierno central.

En cuanto al encuentro de Iglesias y ZP en casa de Bono, tenemos que decir que tanto Iglesias como Monedero tienen un buen recuerdo y cierta admiración a los fundadores del ya desaparecido Partido Socialista Popular, Enrique Tierno, Raúl Morodo y José Bono, los que como los líderes de Podemos, ubicaron el inicio de acción política en la Universidad. Y de ahí parte la buena relación de Bono con Iglesias, que algún día podría llegar más lejos de lo que algunos se imaginan. El tiempo lo dirá.

Sin embargo el que al día de hoy tiene las cosas muy complicadas es Pedro Sánchez, sobre todo si huye de las noticias y se esconde para no tener que abordar la imparable actualidad.