Ciudadanos supera a UPyD

Se veía venir y lo veníamos diciendo: Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos, es el mejor político del momento español. Lo reconoció en televisión hasta el mismísimo Pablo Iglesias cuando comentó: ‘Rivera es un político coherente y sin fisuras, en un mano a mano no pude con él’. Además es un político joven, sin pasado en ‘la casta’ que tiene claras las necesidades democráticas del país, la defensa de la unidad nacional, la lucha contra el terrorismo y la corrupción, el europeísmo y el objetivo de recuperar el centro político español.

El claro éxito de Rivera en el territorio comanche catalán y el despegue de Ciudadanos en las elecciones al Parlamento Europeo en 2014 avalan su éxito y trayectoria. Ahora el diario El País ha proclamado a Albert Rivera como el político revelación de 2015, el mejor valorado por los españoles por encima incluso de Iglesias y con aprobado frente a todos los demás que suspenden. Y, lo que es más importante, en su último sondeo electoral El País coloca a Ciudadanos como cuarto partido nacional, con más de un 8 % de votos, por delante de IU y UPyD, y con visos de progresar y convertir a Ciudadanos en una alternativa de Gobierno y una amenaza añadida para el bipartidismo hoy en crisis de PP y PSOE.

La encuesta electoral de El País confirma además el liderazgo de Podemos en la escena nacional con un 28,2%, seguido del PSOE con un 23,5% y del PP que se queda con un 19,2 %. Luego aparecen Ciudadanos con el 8,1 % y le siguen IU con el 5,3 % y UPyD con el 5%.

Si recordamos el resultado de las elecciones generales de 2011 veremos que el PP ha perdido casi el 60 % de sus votos; el PSOE pierde más del 10% (de su escaso 28,7% en 2011), IU baja un 20% y UPyD solo sube un 0,3% a pesar del hundimiento del bipartidismo de PP y PSOE los que han perdido con respecto a 2011 más del 30 % de sus electores.

Imaginamos el impacto que habrá tenido esta última encuesta de El País y el fulgurante ascenso de Ciudadanos tanto en el PP como en UPyD. En el PP porque en este partido ya celebraron con champaña la decisión de Rosa Díez de oponerse a un pacto político y electoral con Ciudadanos, como el que les propuso Rivera porque eso había convertido a ambos partidos del centro en una verdadera alternativa de Gobierno en España. Y quizás por ello y confiados de no perder mucho por el centro han reclamado ahora a José María Aznar para animar al electorado conservador en la Convención del próximo día 23. E impacto en UPyD porque Rosa Díez se equivocó, como en la crisis de Sosa Wagner quien, clarividente y aunque con duras maneras, propuso un pacto con Ciudadanos, una vez que en las elecciones europeas de 2014 UPyD quedó estancada mientras caía el bipartidismo.

Y ya veremos que va a pasar entre los militantes y votantes de UPyD si Artur Mas adelanta las elecciones catalanas y Ciudadanos se convierte en tercer partido catalán por delante del PSC-PSOE y del PP, mientras UPyD no saca ni un solo escaño en Cataluña. Si esto ocurre, a tan solo un par de meses de las elecciones municipales y autonómicas de la primavera en toda España, el ascenso de Ciudadanos a nivel nacional será espectacular lo que podría significar el principio del fin de UPyD.

Y ello a pesar de las muchas cosas positivas que ha hecho este partido a lo largo de la legislatura, aunque se equivocaron en lo esencial: en analizar lo que les estaba pasando -habían tocado techo electoral en el 5% -; y en no buscar otro camino para sumar y avanzar hacia el centro, dejando de lado esa pretendida y fatua ‘vía de perfección democrática’. La que para algunos era solo el ‘escudo de protector’ del liderazgo autocrático de Rosa Díez, del que no se puede borrar su reciente y comprometido pasado en el PSOE.

Entonces, ¿qué hacer? Rosa Díez el sábado en Telecinco se pasó el tiempo dando explicaciones sobre su ‘perfección democrática’ y sus problemas internos, pero tuvo que reconocer que han fracasado como alternativa al bipartidismo decadente. Declaró, a título de justificación, que tienen que explicarse mejor. Pero ya no hay tiempo. Lo que ha de hacer Rosa Díez es reconocer su error con Ciudadanos y buscar un pacto nacional con Albert Rivera, a quien debe dar paso en el liderazgo del centro político, en pos de construir una poderosa alternativa de Gobierno.

Si Rosa es consciente de la gravedad de la situación española y también de la oportunidad de construir la alternativa de Gobierno que incluya muchas de las que son propuesta de UPyD, buscando un pacto urgente con Rivera, entonces el mapa político español cambiará mucho más de lo que ya está y el bipartidismo habrá perdido su hegemonía y privilegios de verdad. Pero si Díez se encastilla en su error, entonces serán Rivera y Ciudadanos los que poco a poco avanzarán con firmeza sobre el centro español y en ese caso a UPyD le pasará con Ciudadanos lo que les está pasando a IU con Podemos.

Es verdad que las encuestas son solo encuestas. Pero reflejan todas ellas una tendencia clara y un estado generalizado de opinión. Y la última de El País que convierte a Ciudadanos en cuarto partido nacional coincide con lo que se percibe en la calle y se viene barruntando en círculos de la política y la información. Rosa Díez tuvo, en su momento, mucho mérito pero corre el riesgo de convertirse en un paréntesis o en un escalón en el beneficio de otros, despreciando una oportunidad y responsabilidad de alcance nacional, en este momento decisivo. Si Rosa fuera tan demócrata y enamorada de España como presume ahora le toca pactar y dar un pequeño paso atrás que puede ser un gran paso para sus proyectos e ideales que es lo fundamental.