La Moleskine de Granados asusta al chino I. González

Lo que le faltaba a Ignacio González, tras su éxito arrollador en la crisis del ébola donde tuvo que cesar a su Consejero de Sanidad, y después de sus portentosas declaraciones en las que dijo que el problema de los niños más desamparados de Madrid no es que no tengan para comer sino su obesidad (sic). Lo que le faltaba a I. González, el chino de la coleta blanca que por el dedazo de Aguirre -y la condesa se queja del dedito mágico de Rajoy- aún preside la Comunidad de Madrid, es que tras las doce campanadas de fin del 2014 la bola del reloj de la Puerta del Sol se desplome con estruendo sobre el techo de su despacho, como consecuencia de una venganza o una maldición de su ex compañero del Gobierno madrileño Paco Granados que pasando las Navidades está encerrado en la cárcel de Estremera, víctima de sus andanzas y corrupciones Púnicas.

Que no son las únicas porque hay escándalos que están por salir antes de lo que algunos se imaginan. Entre otras cosas porque los agentes de la UCO de la Guardia Civil están estudiando con ahínco las detalladas anotaciones que Francisco Granados hizo en su agenda negra Moleskine, donde además de sus guerras Púnicas, que lo llevaron a prisión, han aparecido más datos y asientos contables del mayor interés. Los que veremos a dónde conducen y a quiénes señalan, porque todo apunta a que bajo las alfombras de la Puerta del Sol queda mucho por descubrir. El Chino Glez. sabe lo de la Moleskine y está que no le llega la camisa (o la soga) al cuello.

En la Moncloa también están con la mosca de la Moleskine tras la oreja y la única duda que tienen sobre la posible candidatura del Chino Glez. a la Comunidad de Madrid en 2015 es la siguiente: o lo echamos de una vez; o lo dejamos ahí para que se estrelle porque la Comunidad está más perdida que el barco del arroz.

Pero a Rajoy, cada vez que escucha el nombre del Chino -al que una vez le dijo que él (Mariano) tenía las manos limpias-, le entra el tic del parpadeo del ojo izquierdo y eso es muy mala señal. El presidente y Soraya saben que el Chino Glez., del ático marbellí que frecuentaba el pequeño Nicolás, es un saco de sorpresas y sospechas. El Chino Glez. que no tiene tirón, ni sacará mayoría absoluta en Madrid, ni capacidad de pactos con el PSOE o UPyD, porque no se fían de él y no se jugarán su futuro electoral en los comicios generales, pactando con el Chino y a riesgo de que, en cualquier momento, salte la liebre de la Moleskine de Granados y todos, como las moscas del panal de rica miel, quedarían presos de patas en él.

Las guerras de candidatos del PP de Madrid y de sus equipos adjuntos son peores que las Púnicas de Cartago y tienen abierto en canal al partido de la capital de España que bien se merecería un Gestora del PP nacional, pero ya sabemos que Mariano es así. Y Así está, también, el patio madrileño del PP, abierto en canal.

Como abierto y maloliente parece estar el Canal de Isabel II, donde se cree que algunos hacen mangas y capirotes para las distintas procesiones y ahí incluidos sospechosos acuerdos y contratos publicitarios con medios de la extrema derecha, o a fines al Chino Glez. De ahí que lo mejor para todos es que la oposición, Gómez, Gordo y Velasco soliciten las cuentas de gastos de todas y cada una de las campañas de la publicidad de esta legislatura de la Comunidad de Madrid y de sus contratos y los de sus empresas públicas (Canal de Isabel II, Aval Madrid, Networks, etc) con los medios. No vaya a que un listo o lista se le haya ido la mano y el dinero público y estemos ante un nuevo escándalo de malversación de fondos públicos, prevaricación y tráfico de influencias, porque algunos datos que empiezan a circular y las listas de algunos presuntos beneficiados son de armas tomar.

Adivina, adivinanza ¿qué esconde la Moleskine? O ¿quién y por qué se ha tomado la molestia de seguir a una amiga de Francisco Granados para ver si ese hilo conduce al ovillo de lana al que tanto temen en la Puerta del Sol? Eso es la Puerta del Sol, el lugar donde Pablo Iglesias dice que instalará la Presidencia del Gobierno de España si gana las elecciones de 2015, porque la Moncloa está gafada -ningún presidente logró salir bien de ese horrible palacio- y embrujada. Mientras que la Puerta del Sol está en el corazón de España y de Madrid. Allí nació el 15-M y allí pretenden volver pero por la puerta grande y con miles de escobas porque habrá mucho por barrer. Por eso no se quiere marchar por nada del mundo de la presidencia madrileña el Chino Glez. teme que le levanten las alfombras y que salten las liebres por el centro de Madrid.

Sobre el autor de esta publicación