La manipulada entrevista a Pablo Iglesias en el canal 24 Horas

El deterioro democrático, moral e institucional del país no parece tener límites. Alcanza a todos los estamentos y llega a niveles de repugnancia nunca vistos. Así se ha apreciado durante la entrevista que el presunto periodista y publicista del PP Sergio Martín le hizo el pasado viernes al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en el programa ‘La noche en 24 horas’ del canal 24 Horas de TVE.

Una encerrona, de seis del PP contra uno, sin la presencia de periodistas independientes ni progresistas, en la que Sergio Martín llegó a la infamia de decir a Pablo Iglesias que estaba de “enhorabuena” por la excarcelación de etarras como consecuencia de la reciente resolución de la Sala Segunda de la Audiencia Nacional.

Semejante acusación del entrevistador Martín, que suponía que Iglesias disfrutaba con la excarcelación de los terroristas de ETA, fue contestada con dureza y eficacia por el líder de Podemos, quien rechazó de plano la actitud del presentador, reiterándole ‘nada de enhorabuenas’, para luego recordar las medidas de gracia penitenciarias y las negociaciones que mantuvieron con ETA los gobiernos de Felipe González y José María Aznar.

La entrevista en cuestión se produjo como consecuencia de la presión de los trabajadores de RTVE porque, desde el indiscutible éxito de Podemos en las elecciones europeas de 2013, la cadena estatal se había negado a entrevistar a Iglesias. De la misma manera que los telediarios y servicios informativos de RTVE, los excluyen o minimizan en sus programas de forma ostensible con el argumento de que no tienen representación en el Parlamento español.

Y todo ello al margen de la actualidad política general en la que Podemos, les guste o no, ocupa un destacado lugar como se desprende de los sondeos electorales donde la formación que lidera Pablo Iglesias se sitúa entre los tres primeros partidos nacionales. En la última de Demoscopia en el diario El País en segundo lugar, con el 25% de los votos y dos puntos por detrás del PSOE y cinco puntos por delante del PP.

En la entrevista se planteó, con razón, el cambio de programa de Podemos desde las elecciones europeas hasta el momento actual, a lo que Iglesias respondió diciendo que en su partido estaban en plena evolución a la vista de la responsabilidad política que les anuncian las encuestas, y defendió su programa económico como viable para afrontar los problemas de España.

El resto de preguntas versaron sobre el llamado caso Errejón y el presunto impago del IVA de una factura de una tv digital de Podemos, amén de otra cuestión sobre si Iglesias era un comunista o un bolivariano disfrazado. Preguntas reiteradas hasta la saciedad por otros medios del PP frente a la oportunidad de interrogar al líder de Podemos sobre cuestiones de mayor actualidad como la reforma de la Constitución, la gran coalición, política Exterior o la corrupción, el segundo gran problema del país, el que desde luego no interesaba sacar en la entrevista a los agentes del PP.

El tema catalán solo pasó de puntillas sin aclarar si Iglesias está a favor de la Consulta catalana del 9N a pesar de su ilegalidad. Y no se habló nada de Sanidad ni de Educación, donde hubo una alusión de Papell para preguntar a Iglesias por qué no han hecho la revolución (sic) contra la corrupción de la Universidad, en alusión a un reciente artículo de Félix de Azúa (UPyD) en El País en el que, en lugar de exigir a los gobiernos del PSOE y del PP la responsabilidad directa que tienen sobre la corrupción en la Universidad española, culpaba a Podemos de no llevar en su programa medidas contra esa situación.

La encerrona del canal 24 Horas a Iglesias y la infame actitud de Sergio Martín, les ha salido a los confabulados bastante mal porque, a su pesar, han acabado ayudando a Podemos al ofrecer semejante espectáculo de manipulación. A la vez que le han quitado la careta al programa y a su entrevistador. Lo del pasado viernes en ‘La noche…’ ha sido una golfería más, de las que dan alas a Podemos y algo que debería tener consecuencias en RTVE.

Sobre el autor de esta publicación