Pedro Sánchez y otras astucias

El espectáculo que nos ofrece la clase política española a la que los de Podemos -que ya empiezan a acercarse a ellos- llaman ‘la casta’ es asombroso. Vamos por partes y empecemos por el líder de la oposición Pedro Sánchez, a quien presentan los canales de la televisión como si fuera la estrella del rock. Ayer, Pedro Sánchez publicó un artículo en el diario El País donde, como hacen todos, propone un ‘nuevo pacto’ la reforma de la Constitución hacia un modelo federal del Estado que, por cierto, no explica porque ni él mismo ni en su partido lo conocen.

Pero la cosa no queda ahí, para adornar su estreno en El País, el tal Pedro Sánchez se nos pone patriota y campanudo y acusa a Artur Mas y a otros nacionalistas catalanes de hacer ‘juegos de palabras’ con el proceso secesionista catalán. Y acto seguido el líder del PSOE afirma: ‘Primero, la ley (de consultas catalanas): todos sabemos, incluidos los promotores de la iniciativa, que el proceso en el que se han metido -los secesionistas- no cabe en la Constitución porque viola la soberanía que, en forma indivisible, corresponde al conjunto de los españoles’. Y añade Don Pedro: ‘Desde luego, el Partido Socialista así lo piensa y, por ello, ha dicho, una y otra vez, que comparte la posición del Gobierno que de incluye la impugnación de la ley de consultas…’.

O sea Pedro Sánchez a palos con sus compañeros del PSC pero sin citarlos. Y dejando al PSOE en ridículo y evidencia en toda España porque el PSC es su brazo político en Cataluña. Los que votaron a favor de la ley de consultas sobre la que dice Sánchez que no cabe en la Constitución como todo el mundo sabe -menos el PSC-, una ley que Sánchez dice que Rajoy debe recurrir ante el Tribunal Constitucional y en contra de quienes la apoyaron, ahí incluidos otra vez sus compañeros del PSC.

Pero vamos a ver, este Pedro Sánchez es un clon de Zapatero, o no ha escrito -ni leído- el artículo que firmó ayer en El País, o es de un cinismo político asombroso. Porque no se puede decir en un mismo artículo, donde ataca expresamente al PSC, una cosa y la contraria.

Y este Sánchez es el líder de la oposición de España. Sin duda un astuto personaje que se acaba de dar un disparo en un pie, como de astuto va y presume de ello Artur Mas cuando se niega a decir el día en el que firmará la ley de consultas porque ello forma parte de su ‘¡astucia y habilidad!’, dice el angelito sin pestañear y como si estuviera jugando al escondite con unos amigos en el patio del Palacio de la Generalitat.

Son como niños, todos. Sale Esperanza Aguirre secándose las lagrimas del juzgado donde la acaban de interrogar por desacato a la autoridad y declara que “está encantada” porque por fin pudo explicar su verdad al juez. Entonces, está claro que lloraba de alegría o al comprobar que su enemigo Gallardón, el ministro de Justicia con el que lleva años peleándose, le ha pedido al fiscal que no abra la boca para favorecer a Aguirre y ello la emocionó.

Y hablando de Roma, es decir de Gallardón, el ministro que huye de los medios como alma que lleva el diablo, declara que cuando pase la semana catalana de los desafíos y recursos del Gobierno, entonces él hablará, lo que se interpreta que dimitirá de ministro porque Rajoy lo ha dejado a los pies de los caballos retirando la ley del aborto, sobre la que Cospedal, manifestante anti abortista y astuta como Sánchez, Mas, Aguirre y Gallardón, no dice ni pío por lo que pueda pasar.

Y como guinda de las astucias políticas españolas Pablo Iglesias quien ahora dice que Podemos se está pensando si irá o no a las elecciones municipales de 2015, porque a ellos solo les gustas las generales. O sea tanto ruido, para finalmente y con astucia o con miedo, echarse atrás, desactivando a sus seguidores y militantes que ya preparaban su venganza política contra el bipartidismo en la batalla municipal. Como se ve, ríos de astucia en los primeros niveles de la política nacional.