El toro de Pedro Sánchez

El nuevo líder del PSOE Pedro Sánchez va a por todas y sigue los pasos televisivos de Pablo Iglesias con Podemos para comparecer y asomarse a todos los programas de la televisión posibles. Pero siempre adornado de su permanente ambigüedad y evasivas y con el discurso reiterado de lo que él piensa hacer cuando llegue al Gobierno. Pero sin decir lo que va a hacer, además de promesas en el aire, para llegar al palacio de la Moncloa.

Ayer Pedro Sánchez habló por teléfono -sin audio directo- con el director del programa populista ‘Sálvame’ de Telecinco, Jorge Javier Vázquez, que estaba denunciando la crueldad de la fiesta del ‘Toro de la Vega’ de Tordesillas, una localidad regida por el alcalde socialista José Antonio González, el que asegura que las críticas le vienen de los anti taurinos, como si ese espanto tuviera algo que ver con la fiesta nacional.

Y ¿qué dijo Pedro Sánchez al respecto? Pues lo de siempre, que cuando el sea presidente del Gobierno promulgará una ley contra el maltrato de los animales, pero nada más. Y eso que esta vez lo tenía fácil porque debió anunciar que su partido no consentirá este tipo de fiestas y que expulsará del PSOE a quienes las apoyen o las consientan.

Pero el nuevo líder de los socialistas habla pero no da pasos al frente ni adopta decisiones que están a su alcance. Ahí andan en Andalucía los escándalos de los ERE y los cursos de formación sin que Chaves o Griñán, asuman sus responsabilidades políticas saliendo de sus burladeros respectivos y aforados del Congreso y el Senado. Pero Sánchez, eso sí, dice que los aforamiento se van acabar pero sin dar ejemplos en estos casos emblemáticos que están inscritos en el frontispicio de la corrupción.

Está muy bien que Pedro Sánchez se pasee por los platós de los distintos canales de la televisión, imitando a los jefes de Podemos, pero eso no es suficiente para construir el liderazgo de un jefe de la oposición que pretende ser alternativa de poder. Máxime ahora que tiene muy cerca su primera cita electoral de las elecciones municipales de mayo, su primer test nacional que precederá a las primarias de su partido para la candidatura a comicios generales de finales de 2015.

Es verdad que la televisión ayuda y mucho, y que la imagen y los modales de Sánchez le van a beneficiar. Pero eso no es suficiente porque recuerda y mucho a Zapatero, el presidente más fallido del PSOE. Palabras, buenismo, tontismo y errores de bulto, criterio y apreciación.