La Sexta y Cuatro dinamitan el sistema

No lo decimos nosotros, que defendemos la libertad de expresión, lo están diciendo bajo cuerda destacados dirigentes de PP y PSOE y a esa queja se están sumando también importantes empresarios. La causa del clamor contra los canales de televisión La Sexta TV y Cuatro, de los Grupos Planeta y Mediaset respectivamente, está en el miedo que a estos sectores importantes del Régimen en revisión y del sistema político les produce el ascenso fulgurante de Podemos, a quien la última encuesta de Sigma Dos les daba el 21,2 % de intención de voto, como tercera fuerza política del país y a tan solo 1,1 punto del PSOE.

Desde el PSOE se dice: “El PP ha construido un monstruo para dañar a la izquierda y hundir al PSOE y ese monstruo que es Podemos y que ataca el sistema político por tierra, mar y aire, ya está destruyendo el bipartidismo y acabará por dañar al PP”. Algo de cierto hay en todo aunque el deterioro del Régimen y del sistema no es culpa de La Sexta sino de ‘la casta’ política de la que habla Podemos.

Ahora bien, La Sexta TV es propiedad de José Manuel Lara, dueño del Grupo Planeta, empresario conservador y amigo de Rajoy (y de Rato). El hombre que ha convertido La Sexta en una cadena especialmente dedicada a la política y marcada por un claro tono sectario en favor de la izquierda, pero con truco en sus programas y sus debates para favorecer al PP y hundir al PSOE.

Por ejemplo: cinco tertulianos del PP o conservadores; contra cinco del ala progresista y de entre ellos sólo uno del PSOE y los demás para IU, Podemos, Colau, etc, los llamados movimientos antisistema que, con Pablo Iglesias a la cabeza, se han comido a los partidos de la ‘casta’ y se han lanzado al estrellato político con un éxito sin paliativos.

Gracias a esto, por ejemplo, el PP ganó las elecciones europeas mientras Podemos le quitaba cerca de 500.000 votos al PSOE. Y lo de La Sexta TV lo copia Cuatro del Grupo Mediaset, que es propiedad de Silvio Berlusconi, que gusta de la telebasura a todas horas del día, y acaba de descubrir el hueco abierto por La Sexta TV en la política para ubicar en ese segmento a su segunda marca Cuatro, como imitadores de los de Planeta, una vez que ellos fracasaron con programas de bronca política como La Noria en Telecinco, que tuvo que cerrar por denuncias de la publicidad.

Todo esto, que incluye para La Sexta TV la mejora de audiencia, contrasta con el desconcierto de Antena 3 TV, la cadena tonta a favor del PP, pero sin calidad informativa ni de debate en sus espacios, y con una TVE que se hunde en la audiencia y que hace telediarios de propaganda del PP, sin calidad ni buen nivel profesional y que metió en sus programas de debate a los tertulianos más tontos y menos preparados del PP y del PSOE, personajes de quinta fila al servicio de los SMS de la Moncloa y Génova 13 y Ferraz, pero que no dan la talla ni tienen credibilidad ni influencia.

¿Qué va a pasar? Pues no se sabe pero todo anuncia que algo va a pasar, por más que Planeta y Mediaset están enfadados con el Gobierno porque les quitaron otros canales de la TDT. Aunque bastante regalados están con el hecho, absurdo, de que TVE haya renunciado a emitir publicidad. Y a no perder de vista que tras La Sexta TV están los amigos millonarios de Zapatero -Juan Abelló ahí incluido que financió ese grupo con 250 millones de euros a través de Imagina-, y con Roures de capitán, personaje al que se le relaciona directamente con Podemos. O sea el tío de la coleta la ha vuelto a armar, y además ya vuela solo por Internet una vez que su lanzamiento y el de Podemos lo han hecho las televisiones del PP.