El pundonor de La Roja

La Selección Nacional de fútbol regresa a casa tras ser eliminada en primera ronda del Mundial de Brasil. Perdieron ante Holanda y ante Chile y por fin ganaron 3-0 a Australia –adversario menor- en su partido de despedida. El que sin lugar a duda no fue fácil para ellos, ni para Vicente del Bosque, porque tras la humillación sufrida en sus dos primeros encuentros estaba en juego su moral y su pundonor, y los esforzados jugadores de La Roja cumplieron con creces en su despedida.

En esto del deporte, como en la economía, imperan los ciclos y el ciclo de ‘La Roja’ ha sido excelente, un sueño preñado de éxitos y de alegrías e ilusiones para el conjunto de los españoles, pero se acabó. Por ello, ahora mas que nunca, la Selección merece el reconocimiento y agradecimiento en esta triste despedida de los magníficos ratones rojos, o colorados, los virtuosos del balón que en los últimos años han escrito gloriosas páginas de la historia del fútbol mundial, con sus dos Eurocopas y el Mundial de Suráfrica, la estrella que brilla para siempre en la camiseta de la Selección.

Si, ya lo sabemos, queríamos otra estrella. Muchos soñaban con esa meta, pero no fue posible. El fútbol ha cambiado y muchos de nuestros jugadores emblemáticos se han hecho mayores y algunos de los recién llegados no estaban ambientados. Y lo que es mas sencillo: otros equipos han jugado mejor, están mas en forma y dotados de mejor técnica, estrategia y motivación.

Es verdad que las derrotas ante Holanda –sobre todo- y Chile nos dejaron helados y con la sensación de ridículo y humillación. Y es posible que Del Bosque se equivocó no renovando a fondo tanto el equipo como el estilo de juego. Se veía venir en la crisis del Barça, y en el ‘mundialito’ de la Copa Federaciones de Brasil al que algunos no quisieron dar importancia, por mas que enseñaba el tiempo de la decadencia.

Pero Vicente del Bosque quiso ser conservador y se entregó a sus campeones de Suráfrica, entre confiado y agradecido, y no acertó. Y ahora le toca a él mismo decidir si sigue al frente de La Roja y de la renovación del equipo español, o si se suma al tiempo nuevo renovador y generacional, que se está poniendo de moda en toda España y decide marcharse, llevándose con él al eterno Villar, que también ha tenido su mérito en las victorias y responsabilidad en el fracaso del Mundial de Brasil.

Del Bosque es persona seria y respetada y hará, como ha dicho, lo que considere mejor para la Selección. Ahora bebe reflexionar antes de tomar una decisión. Pero mientras tanto La Roja debería ser acogida en España con todos los honores, en pago por todo lo que han hecho por nuestro país. Incluso en la hora de la derrota que ellos han sabido aceptar con elegancia y pundonor. Por eso se merecen, a pesar de lo ocurrido, el aplauso cerrado del pueblo español.