No es Mundial para viejos

Le vamos a tomar prestado a los hermanos Coen el título de la película trepidante y truculenta que interpretó Javier Bardem de ‘No es país para viejos’. Y siguiendo las sabias enseñanzas del maestro Julián García Candau, le vamos a criticar a Vicente del Bosque la pre Selección Nacional de los treinta jugadores que van al Campeonato Mundial de Fútbol de Brasil, del mes de junio que ya está al caer, y de los que al final solo quedarán veintitrés.

Julián habla de jugadores con ‘Historia y fundidos’ nosotros vamos a hablar de viejos, porque a muchos de ellos se les ha pasado el arroz y ni están en forma ni aguantarán los noventa minutos, y ojalá que nos equivoquemos y que los campeones de Suráfrica repitan la hazaña en Brasil.

Pero mucho nos tememos que este Mundial es otra cosa y se jugará a ritmo de samba, de fuerza, de potencia y de ataques por oleadas, para lo que hace falta un poderío físico y una calidad individual que no parecen ser, ni lo han sido hasta ahora, las cualidades de ‘La Roja’. Un equipo más estructurado y obsesionado con el toque y la posesión del balón, el juego bonito de los ‘ratones coloraos de Del Bosque’. Algunos de los cuales se nos han hecho muy mayores, aunque todo apunta a que el seleccionador sigue en sus trece y no pretende cambiar ni el estilo ni el grueso del equipo, como si el viejo general se fuera a la guerra con sus leales, pase lo que pase.

Pero las razones de amistad y de veteranía no son suficientes. Por ejemplo, Reina es muy simpático pero no mejor que Diego López sobre todo ahora que no está Valdés en la portería. Y el Xavi del Barça ya no juega siempre los 90 minutos en el Camp Nou. A Piqué parece que le va más la música que el fútbol de un tiempo a esta parte, y lo de Cesc como falso ariete ya no da muchos goles. Tampoco está Xabi Alonso a punto, frente a otros del centro del campo, ni Albiol, frente a otros defensas emergentes, como no vemos a Villa o a Torres en la punta, ni encontramos un buen tirador de las faltas o un cañonero de fuera del área.

Esperábamos en suma una ‘Roja’ más moderna y más potente, pero Del Bosque mantiene la tradición que ya fracasó en el no lejano ‘Mundialito’ de Brasil, donde la canarinha nos dio un repaso y una lección. Y donde otros equipos como Alemania y Argentina esperan a los españoles con ‘ejércitos’ muy duros y esforzados y un fútbol que se parece más al que hoy practican en Europa el Atlético y el Real Madrid que el que inventó en su día Guardiola y recicló Luis Aragonés en la Eurocopa y Del Bosque en el Mundial.

El mismo estilo que perdura en el Barça y el Bayern, pero que ahora no acaba de triunfar. Bien porque sus adversarios le han tomado la medida, bien porque el tiempo es otro y porque la orquesta de los virtuosos de ‘La Roja’ no toca como antes. Se les nota cierto cansancio y la edad. Ahora bien, don Vicente  sabe mucho pero no debe ponerse sentimental ni paternal.

Y aún está a tiempo de introducir algunos cambios y de aportar más juventud y novedad. No en vano España va a Brasil como campeona del mundo y esa estrella pesa mucho en la camiseta siempre y cuando no se convierta en estrella fugaz.

Sobre el autor de esta publicación