Rajoy salvará a ‘el cenizo’

La luna de miel entre la Moncloa y el Grupo Prisa es una realidad. Después que Aznar se asomara, por fin, a las paginas del diario El País, ahora ha sido Rajoy quien le ha abierto a la cadena SER las puertas de la Moncloa donde Rajoy se ha deshecho en autoelogios de la mejora del paro del mes de abril y le ha llamado ‘cenizo’ a su amigo Rubalcaba a quien no solo le abandonan las encuestas -el CIS dio ayer una ventaja al PP sobre el PSOE del 5,7 puntos- sino que además al viejo felipista ahora también le da la espalda el Grupo Prisa con la ‘real politik’ informativa que pregona el nuevo director de El País, Antonio Caño, en lo que se anuncia como un giro al centro-derecha de este conglomerado editorial.

Al pobre Alfredo hasta le ha abandonado Elena Valenciano que ha dicho que su ídolos han sido Jesucristo, Che Guevara y Felipe González, pero ni un requiebro a su secretario general que la puso al frente de las elecciones europeas para dejarla colocada una vez que se presentía en el PSOE que estos comicios los iban a perder.

O sea ‘el cenizo’ de Rubalcaba está más solo que la una, y ya no podrá meter broncas ni presionar a la SER y a El País como pasó cuando Ridao le pidió la dimisión, o cuando llamaba a la radio a pedir entrevistas y alharacas a favor. Para colmo de su desgracia Alfredo tiene a Carmen Chacón, la otrora ‘niña de sus ojos’, a su espalda dispuesta a dar la batalla de las primarias, para propiciar el regreso del ‘zapaterismo’ a Ferraz que es, exactamente, lo que le gustaría el PP.

¿Qué pasa en PRISA? Pues que manda Botín, y le deben hasta para callarse, porque no les salen las cuentas sino las deudas (de más de 3.000 millones de euros). Y porque el mejicano Alcántara de los autobuses no apoquina, Fernando Abril está hasta el gorro, Gregorito Marañón no da pie con bola, el astuto Matías Cortés se dio a la fuga, y Cebrián se ha pasado de la rusa a la rumana y no sabe qué hacer ni por dónde tirar, y rezando está a la virgen del Perpetuo Socorro -de Ruiz Mateos- para que alguien le compre lo que todavía les queda de Sogecable, el penúltimo cartucho antes  de la caída de Santillana.

Y claro, si quien manda ahora es la banca acreedora, pues Prisa ¡firme y vista a la derecha! y a las órdenes de Mariano quien, tras decapitar al director de El Mundo, y desmochar la presidencia de Vocento, para fusionar ambos diarios en su favor, va a por todas en el Grupo Planeta para que se acaben las criticas de La Sexta TV y el Gran Wyoming regrese al rock and roll.

Y, colorín colorado, las críticas al Gobierno se habrán acabado. Y cabe imaginar la gran preocupación de Mauricio Casals (tras el cierre de los canales de la TDT) ahora que la Moncloa y la Casa del Rey han metido en cintura a La Vanguardia, porque lo de La Sexta TV parece ser ‘casus belli’ para Rajoy, que no se conforma con las portadas de La Razón ni con las cabriolas de Maruhenda.

Como parece insatisfecho con el vuelco informativo y editorial de El Mundo a su favor, y por eso se mantiene el ninguneo a pesar de los esfuerzos que en favor de Moncloa hace ‘Casimiro pero no te veo’, quien, dicho sea de paso, no parece hacerse con el control de la Redacción donde se añora a Pedro J.

O sea, este país camina hacia la recuperación de la antigua Prensa del Movimiento y hacia ‘El crepúsculo de las ideologías’, una vez que el fin del bipartidismo nos conducirá a la gran coalición PP-PSOE, que es en el fondo a lo que juega ‘el cenizo’ de Rubalcaba para volverse a reciclar en el poder hasta la eternidad. No en vano su amigo Mariano, con el que tiene un pacto de silencio sobre los casos de corrupción, lo volverá a nombrar ministro de Interior.

Sobre el autor de esta publicación