Campana sobre campana

Ya están la prensa oficialista y los tertulianos de la Moncloa, engrasando los goznes del campanario nacional para echar al vuelo y repicando por la fiesta, que se espera como el agua de mayo, la caída de la prima de riesgo de España por debajo de los ¡200 puntos! Lo que sería considerado por el Gobierno como el gran regalo de los Reyes Magos, los monarcas de Oriente que ya se verá si a la infanta Cristina le traen carbón en el juzgado de Palma que regenta el magistrado cordobés, Castro, y al que pretende doblegar el fiscal Horrach por encargo del ministro Gallardón.

Aleluya, Aleluya, porque el paro cayó en 107.000 personas en diciembre de 2013, lo que da credibilidad al pronóstico de De Guindos relativo a lo importante de la mejora del empleo en el año 2014. Y si la prima cae por debajo de los 200 en la Moncloa correrá el champaña y se empezará a dar la voz de que España sale de la recesión y los inversores de todo el mundo aterrizarán en Madrid, ávidos de oportunidades como lo pronosticó semanas atrás el astuto presidente de Morgan Stanley en España, Luis Isasi, una de las mejores cabezas económicas y financieras de este país.

Cree el Gobierno que si arranca con fuerza la inversión extranjera, esa máquina del tren tirará del resto de los vagones a buena velocidad, mientras en los andenes de cercanías se quedarán con cara de bobos Rubalcaba, Mas, Díez, Pedro J., Aznar y todos aquellos que decían que Rajoy no servía ni para cocinar unos huevos fritos, porque no sale de ese monólogo de que no hay que gastar más de lo que se ingresa, es decir las gallinas que entran por las que salen, que diría José Mota.

Vamos a ver cómo suena el campanario y si los Reyes Magos vienen este año algo más rumbosos para con el pueblo español, pero sabido es que los primeros que ganan son los ricos y que a los pobres y los parados la derrama les llega al final. En cuanto a Rajoy baje la prima, suba o se quede donde está lo suyo es esperar y no moverse a ver si ese trineo del que tiran Merkel y Obama a la vez , le permiten dar un paseo sobre el cielo de España vestido de Papa Noel.

Sobre el autor de esta publicación