Gallardón conspira contra Rajoy

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, da la impresión de que le está segando al presidente Mariano Rajoy la hierba bajo sus pies para que el presidente resbale y él, con la ayuda de José María Aznar y del Rey Juan Carlos, pueda alzarse con el liderazgo del PP e incluso con la presidencia del Gobierno en el corto o a medio plazo si los presuntos planes de la estrategia conspirativa funcionan con la eficacia que esperaría Gallardón.

El registro de la sede nacional del PP en la calle Génova 13 de Madrid ordenado por el juez Ruz y la aparición de los originales de los ‘papeles’ de Bárcenas son toda una señal y la consecuencia de una posible malvada y premeditada decisión de Gallardón que habría dejado a Rajoy a la intemperie en torno a los casos de corrupción y de financiación ilegal del PP. Algo que tiene su origen en la decisión del ministro de Justicia de ordenar a la Fiscalía que solicitara para Bárcenas la ¡prisión incondicional y sin fianza! lo que ni siquiera la acusación popular del caso se había atrevido a pedir al juez.

En ese momento aparecieron la gran confesión de Bárcenas contra toda la cúpula del PP, los documentos originales de  la doble contabilidad del partido y delatadores SMS de Rajo ,y  todo ello ‘gracia’s a Gallardón. Y la pregunta que entonces surgió era la siguiente: ¿se habrá atrevido Gallardón a encarcelar a Bárcenas sin la autorización expresa de Rajoy? O ¿acaso convenció Gallardón con engaños al presidente de que era mejor para todos ellos tener a Bárcenas que dando vueltas por los medios y amenazando todos los días al PP ? Si así fue Gallargón les ha tomado el pelo a todos porque el resultado de la entrada en prisión de Bárcenas ha sido una catástrofe para el PP.

Es verdad que la desidia de Rajoy, su poca afición por el trabajo y su habilidad para huir de los problemas deja mucho campo libre a quienes van a su aire como el ministro Gallardón.  El que aparentemente no pierde la oportunidad de abrir trampas bajo los pies de Rajoy. Y ¿acaso no ve todo esto la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, con la que tantas sonrisas intercambia el muy coqueto Alberto quizás para implicar a la vicepresidenta en la presunta conspiración contra Rajoy?

¡Cuidado Mariano! con Alberto, que es un conspirador. Fíjate en su doble y pérfida jugada: hace políticas de derechas como ocurre ahora con la retrógrada ley del aborto, para: congraciarse él con la Iglesia y recibir el apoyo Vaticano, después de sus agrias peleas con la COPE y la jefatura de la Conferencia Episcopa; reconciliarse con el flanco conservador del PP; discutirle ese espacio político a su eterna ‘enemiga’ Esperanza Aguirre; y conseguir que Rajoy pierda el centro político electoral en el solo beneficio de UPyD. Pero todo apunta a que la maldad del ministro de Justicia no queda ahí porque mientras gira hacia la derecha mete a Bárcenas en la cárcel para que dinamite y saque a flote la corrupción del PP y cace a Rajoy en medio de la explosión judicial de la financiación irregular del PP, como el presidente que es del Partido Popular. Vamos, lo que hasta ahora no había conseguido Pedro J. desde el diario El Mundo y fuera del Gobierno parece que lo quiere llevar a cabo Gallardón desde el interior del Gabinete de Rajoy.

Y ¿a quién beneficia esta doble jugada? Pues sin duda a: el único ministro con altas cotas de notoriedad en España y el PP; al político con más trayectoria en el interior del Gobierno; y al dirigente del PP que más elecciones ha ganado en Madrid (en el Ayuntamiento y la Comunidad) y que tiene escaño propio. Lo que supone que al primer desmayo político o hundimiento judicial de Rajoy, por la corrupción de PP, Gallardón se ofrecerá para salvar el Partido Popular, España y la Humanidad.

Como -guardando las distancias- se ofreció Armada durante el golpe del 23-F. Gallardón podría ser ahora ‘el elefante blanco’ en contra de Rajoy, como Aguirre años atrás pretendió ser ‘la elefanta blanca’ tras la derrota electoral de Rajoy en 2008. Y si Gallardón juega a ser Armada -en esta simulación del gran golpe de mano contra Rajoy en el PP-, ¿quién sería el integrista general Milans del Bosch? Pues ¡Aznar! Un gran aliado de Gallardón desde que colocó a Botella en la alcaldía de Madrid. El mismo Aznar que no para de hacer públicos reproches a Rajoy y con el que Gallardón mantiene una fluida relación a espaldas de Rajoy.

De esa manera Gallardón va ‘envenenando’ poco a poco a Rajoy, mientras se granjea el apoyo de Aznar, que sigue teniendo una gran influencia en el PP, y redondea su operación con la ayuda del gran peso pesado del país: ¡el Rey Juan Carlos! El Jefe del Estado con el que el ministro de Justicia mantiene hilo directo mientras se presenta en el Palacio de la Zarzuela como el gran protector de la Infanta Cristina, gracias a las ayudas descaradas y escandalosas del fiscal general que el ministro maneja a placer.

Y ¿acaso no ven en Moncloa estas maniobras descaradas del pérfido Gallardón, tanto Rajoy como Soraya y demás miembros del Gobierno y altos dirigentes del PP como el viejo zorro Arenas o Feijóo? Naturalmente, si Rajoy intuye la conspiración podría sacar a Gallardón del Gobierno en la próxima crisis del Gabinete y apartarlo así del poder. Pero quizás piense Rajoy que mejor es tenerlo dentro que fuera del Gobierno, sobre todo si el presidente no se ha percatado de que el golpe de mano que se está fraguando contra él estaría muy avanzado y de hecho solo depende de que el juez Ruz -el instrumento indirecto de Gallardón- decida llamar a declarar, primero, e imputar después al mismísimo Rajoy. Y todo ello gracias a la astuta maldad de Gallardón. La prueba más reciente está en el registro, por orden del juez, de la sede central del PP donde se podrían haber encontrado las pruebas necesarias para citar a declarar a Rajoy. Veremos que pasa, pero todo apunta a que avanza con pies de plomo el golpe de mano de Gallardón.