Un cuento de miedo Real

El retrato de la familiar real danesa realizado por Thomas Kluge ha merecido el calificativo de una obra de ‘terror’. La noticia que publicó el diario danés Politiken coincidió con la suspensión del viaje del Príncipe Felipe a Brasil, al detectarse una avería en el avión que lo iba a trasladar a Rio de Janeiro, un incidente que le ha puesto los pelos de punta a más de uno al especular sobre lo que habría pasado si la avería hubiera hecho acto de presencia en plena travesía.

El retrato de los ‘royals’ daneses tiene su gracia y recuerda a la ‘Familia Adams’ y a la patética foto de la de los Zapatero con la pareja Obama en la ONU donde las niñas del expresidente del Gobierno aparecieron ataviadas de ‘góticas’. El propio Rey don Juan Carlos también quiso hacer ayer una gracia al abandonar la clínica Quirón, donde lo operaron de cadera por enésima vez, al decir a los periodistas con una amplia sonrisa, que estaba “muy malo, muy malo”. Desde luego bueno no está, y menos aún para hacer bromas porque lleva dos años entrando y saliendo del taller.

Además los casos del duque Urdangarin, la infanta Cristina y la princesa Corinna tampoco son cuentos de hadas, sino más bien de suspense, hasta el punto que no sabemos si habría que llamar al pintor Thomas Kluge para que venga a España a terminar de una vez el retrato de la familia real que está pintando Antonio López desde hace ya un montón de años y que no consigue acabar.

A lo mejor podría concluir el retrato de los ‘royals’ españoles ese gran pintor y editorialista que es Andrés Rábago, El Roto, quien a buen seguro que sabría capturar el alma misteriosa de cada uno de ellos, incluso haciendo que de alguna manera sacaran la cabeza la Princesa Letizia, e incluso los yernísimos, Iñaki Urdangarin y Jaime Marichalar (este último con estola de armiño), así como las infantitas Leonor y Sofía, nuestras deliciosas meninas. Aunque en el caso de que fuera Kluge quien sustituyera a Antonio López no cabe la menor duda de que el niño que se convertiría en el polo de atracción del cuadro real sería el joven Froilán.

Decía Antonio López años atrás, cuando le preguntaron por el cuadro de la Familia Real, que los rostros más interesantes para el pintor por el carácter que transmitían eran sin la menor duda los del Rey Juan Carlos y la Infanta Elena. Pero ahora, pasados los años y visto lo visto, los rostros en alza son los de la Reina Sofía y el Príncipe de Asturias.

En todo caso, el Príncipe está en tierra firme y menos mal que no se fue a Brasil, y el Rey ha regresado a La Zarzuela y ahora podrá dedicarse a ensayar el discurso de Navidad que se presenta como un cuento muy bonito en el que se nos dirá que los Reyes Magos les traerán en el año 2014 a los españoles muchos regalos porque la crisis se está acabando y vienen tiempos mejores de esperanza y recuperación nacional.