‘El Mundo’ pierde lectores del PP

Se dice en las redes sociales que la dirección empresarial del diario El Mundo está muy preocupada por la pérdida continua e importante de lectores del diario entre militantes y seguidores del Partido Popular. Y ello se debería a las duras críticas del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, contra Mariano Rajoy, su apoyo a Luis Bárcenas y su empeño en descabalgar al presidente del Gobierno y del PP en favor de algún otro dirigente popular, al tiempo que el periódico le ofrece continuos apoyos a Rosa Díez y a UPyD, lo que también enfada a los dirigentes y seguidores del PP.

Puede que ello haya sido el motivo por el que Pedro J., como en las escaladas del ciclismo, ‘hace la goma’. Es decir acorrala con virulencia a Rajoy y luego le abre una puerta de salida o escape al tiempo que le pone condiciones para garantizar un cambio de la línea editorial del diario. Así hemos visto a Pedro J. llegar a decir que Rajoy era ‘el padrino’ de la familia corrupta del PP en alusión a la película El Padrino y a su protagonista Don Vito Corleone. Luego hemos pasado a ver como el director de El Mundo llegaba a comparar a Rajoy con Richard Nixon, y el caso Bárcenas con el Watergate. Y finalmente y con una premeditada marcha atrás el periodista/activista comparaba el pasado domingo a Rajoy ni más ni menos que con Lincoln, en lo que se entendía como una clara rectificación, que veremos lo que dura.

En este juego del diario El Mundo de un paso hacia delante contra Rajoy y otro hacia atrás, pudo haber intervenido semanas atrás el grupo editor del periódico los italianos de RCS. Pero ahora, se ha dicho en las redes de Internet, que recientemente ha sido el primer ejecutivo de Unedisa -la empresa editora de El Mundo– Antonio Fernández Galiano quien le habría transmitido a Pedro J. su gran preocupación por la pérdida incesante de lectores del ámbito de la militancia y votantes del PP, porque no entienden que este diario, generalmente crítico con el PSOE y muy próximo al PP, ahora se haya convertido en martillo pilón que golpea una y otra vez, y con cualquier motivo (algunos bien merecidos, por cierto), a Mariano Rajoy.

Una situación complicada para el periódico que económicamente va bastante mal y que ve como parte de sus lectores se pasan a sus competidores de la derecha, ABC o La Razón, que han atacado a El Mundo por su apoyo a Bárcenas y en definitiva a la oposición.

Ataque que ha respondido el propio Pedro J. contra la prensa más conservadora, pero reconociendo también con ello el director de El Mundo que ambos diarios ABC y La Razón, que pelean entre sí por ver cuál de los dos es el más pelota y sumiso de Rajoy, se están llevando parte de sus lectores.

¿Qué puede pasar? El enfrentamiento entre Rajoy y Pedro J. no parece que tanga solución, máxime después que el presidente utilizara, en el debate sobre Bárcenas, una descalificación del PSOE contra El Mundo de los tiempos del GAL, para lanzar su propio ataque al director de este rotativo. O después incluso de que Pedro J. denunciara que estaba siendo seguido y espiado por servicios de la seguridad del Estado.

Sin embargo la comparación de Rajoy con Lincoln, después de haberlo comparado con El Padrino o con Nixon, ha sido leído por muchos observadores como un premeditado paso atrás de Pedro J. quien, por otra parte, parece haber frenado la embestida del caso Bárcenas -después de haber publicado los documentos originales de la contabilidad B y los SMS de Rajoy que han fulminado al presidente- bien porque se ha quedado sin munición, bien porque se reserva nuevas informaciones para el inicio del otoño político.

En todo caso, el primer asombrado de las recientes rectificaciones del director de El Mundo con respecto a sus ataques a Rajoy será el propio Bárcenas que corre el riesgo de quedarse preso en Soto del Real y abandonado por el diario El Mundo, cuando se agoten los documentos y las exclusivas, lo que dejaría a Bárcenas y a su mujer Rosalía en la mayor soledad. Y no sería la primera vez que Pedro J. deja a alguno de ‘los suyos’ en la estacada, pero el juego que practica es así en un país como España en el que la prensa de partido suele ser la norma general. Por eso cuando un periódico del PP de pronto se lía a palos con el presidente Rajoy entonces los lectores se desconciertan y cambian de periódico. Y eso es lo que ahora parece ocurrirle al diario El Mundo en medio del pulso a cara de perro que mantienen a diario Pedro J. y Rajoy. ¿Quien ganara? En las casas de apuestas de Londres las dos opciones van a la par.