España se exhibe en Brasil

Menos mal, una buena noticia para el sufrido ciudadano de este país. La Selección Nacional de Fútbol no ha defraudado y ganó su primer partido en Brasil ante Uruguay. ‘La Roja’ dio una lección de futbol aclamada por los brasileños que llenaban el estadio y lo hizo de manera magistral en la primera parte del encuentro, en la que Pedro y Soldado marcaron dos goles. Pudieron haber sido más pero el balón no entró. La segunda parte más confusa pero también con dominio español, aunque menos, y al final un gol, de falta, de Uruguay con un disparo perfecto de Luis Suárez, ese buen uruguayo que quiere alistarse en el Real Madrid. En Brasil el juego de España ha causado sensación y así lo reconocieron los espectadores y los comentaristas de ese país que sueñan con una final entre España y Brasil.

Estreno, pues, de España en la Copa Confederaciones frente a Uruguay en tierras de Brasil donde se espera a ‘La Roja’ como campeona del Mundo y Europa, como la favorita y deseada por Brasil para la final. España juega bonito en el país del juego bonito, y salió al campo con lo mejor de lo mejor y Casillas, el capitán al que había castigado Mourinho en el Real Madrid, bajo los palos de titular. Y con Casillas están en el centro y en el ataque los ‘jugones’ de la selección: Busquets, Xavi, Iniesta, Pedro y Cesc, y en punta con Soldado, y la zaga de siempre, Piqué, Ramos, Arbeloa y Alba. Un once de lujo y como siempre dominio total del juego y del balón, sobre todo en el primer tiempo.

La presencia de Casillas ha sido sin duda un golpe de fuerza de Del Bosque, acompañado de una innecesaria y misteriosa espera, hasta que se hizo pública la alineación del capitán español, unos minutos antes del inicio del encuentro que retransmitió Telecinco y que tenía en su equipo de comentaristas a la ínclita novia del guardameta, Sara Carbonero, de quien se ha dicho que ha sido la causante de la desgracia de Casillas en el Madrid por causa de su excesiva locuacidad, sobre lo que pasaba en el vestuario de los blancos y de sus discrepancias con Mou.

Agua pasada, pues, el caso de Casillas, y salida en tromba y con el pleno control del partido de la Selección en los primeros veinte minutos del encuentro, momento exacto en el que, por fin, llegó el primer gol de un cañonazo de Pedro, rebotado en la defensa. Un gol buscado y merecido después de un arranque excepcional de control y de ataque sin cesar contra la portería de Muslera y ante un Uruguay desaparecido, que reaccionó al gol de España con excesiva agresividad, calentando el partido en el momento en el que apareció la lluvia.

Los uruguayos se lanzaron al ataque y España les pilló el balón y en un contraataque perfecto de ‘La Roja’ Soldado disparó y marcó el segundo gol, dejando el partido en el minuto treinta muy claro y favorable para el equipo español. Y así y mientras Uruguay perdía los nervios con nuevas faltas se llegó al descanso entre los aplausos del público por el espectacular juego del equipo español.

La segunda parte un tanto confusa. Largas posesiones de España, intercambio de faltas y los uruguayos más agresivos a la contra con la ayuda de Forlán que sale al campo cuando apenas quedan veinte minutos de partido. Los españoles  acusan el esfuerzo, el cansancio y el calor, y Del Bosque sustituye a Cesc por Cazorla y a Xavi por Javi Martínez, para buscar la protección del resultado con este refuerzo del centro y la defensa, lo que provoca que ‘La Roja’ pierda profundidad y se reduzcan las posibilidades de un tercer gol. Pedro también se retira tocado por un calambre y se incorpora Mata para los diez últimos minutos, en los que España regresa al toque y al control del balón.

Y cuando todo parecía controlado falta de España a Uruguay cerca del área roja y disparo certero y a la escuadra de Casillas de Luis Suárez que le da a Uruguay el gol de la honra, y que mete nervios y presión en los últimos minutos del encuentro. El disparo de Suárez al borde del área española perfecto y a gol. Casillas se tira tarde pero no llega y el resultado se encamina hacia el dos a uno, lo que no refleja el amplio dominio español pero que sí da una idea de una cierta relajación y pérdida de concentración por parte de los españoles que a punto estuvieron de llevarse el susto del empate. Pero esa vez Casillas si voló y quitó del centro del área un centro peligroso que podía haber ofrecido a los uruguayos un segundo gol.

Pero al final victoria merecida y entusiasmo del público de Brasil con el juego de España que ha cumplido las expectativas y que a buen seguro ha causado en ese país una excelente impresión. Ahora le quedan a España dos encuentros más fáciles, Tahití y Nigeria, antes de llegar a las semifinales si pasa con nota estas dos citas de menor cuantía que la de Uruguay. Dejando, eso sí, tras su primer partido la imagen de unos campeones del Mundo que en los primeros cuarenta y cinco minutos dieron una clase magistral de fútbol español.