El 15-M (DRY) y Albert Rivera

Se equivocan los dirigentes del 15-M, o de su plataforma mas notoria ‘Democracia Real Ya’ si creen que el camino que deben de seguir para trasladar sus ideas y proyectos políticos a la vida pública es el mismo que en Italia ha desarrollado con gran éxito el Movimiento Cinco Estrellas de Beppe Grillo. Ni los dos países, ni sus ciudadanos ni las respectivas problemáticas de Italia y España son iguales, comparables y por lo tanto susceptibles de aplicar a uno y otro enfermo político la misma terapia y medicina.

Allí, en Italia, tienen a un líder político como Berlusconi dueño y señor de televisiones, radios y diarios, acusado judicialmente por presuntos delitos de toda índole, mientras que aquí, en España, el liderazgo de primer orden actual es la tibieza de Mariano Rajoy, que es el anti liderazgo. Pero el pueblo español y el italiano son además muy dispares en muchas cosas y en el caso político de España tenemos que añadir que nuestro sistema político así como el régimen nacido de la transición, están muy alejados del tipo de sistema democráticos imperantes en la Unión Europea (Italia ahí incluida), por lo que nuestro país necesita algo distinto al grito de castigo general a la política y contra Europa de Beppe Grillo, sino mas bien una gran reforma democrática.

Máxime si los responsables de DRY quieren hacer honor a su propia denominación de Democracia Real Ya. A no ser que, ahora y tras la estela de Beppe Grillo, decidan caminar hacia otra cosa que se podría llamar el “anarquismo de la modernidad”. Si los del 15-M y los DRY buscan un camino y un liderazgo para asistir y participar en las próximas elecciones, que serán las europeas de 2014, quizás el modelo que más se les aproxima y el liderazgo mas joven que mas clara tiene la reforma democrática es el de Albert Rivera de Ciudadanos. El que ha triunfado en Cataluña contra viento y marea en defensa de la democracia y la libertad.

Rosa Díez podría ser también una alternativa para ellos, pero la jefa de UPyD -que nunca quiso pactar con Ciudadanos a pesar de carecer de presencia en Cataluña- entra y sale con suma facilidad de posiciones ideológicas muy conservadoras que desde luego son ajenas a los indignados del 15-M y de DRY.

Además, España (somos los reyes del paro y de la desesperación) necesita modernidad, democracia, soluciones e ilusiones y no más caos como el que propone Grillo en Italia sin ofrecer alternativas para gobernar. Por ello creemos que los del DRY deberían hablar con Albert Rivera y Ciudadanos antes de dar un paso en falso hacia nadie sabe donde. Y antes, incluso, enterarse y bien de lo que de verdad está pasando en España y cuales son las carencias democráticas y la estructura del poder político español (oficial y fáctico), porque oyéndoles da la impresión de que andan bastante perdidos y, sobre todo, que no tienen claro el mensaje del ‘cambio global’ que de verdad necesita este país.

Sin embargo, Albert Rivera si que tiene claro todo esto y debería de ser escuchado en Barcelona y en Madrid mucho antes que el famoso Beppe Grillo. No vaya a ser que el caudal de ilusión que se acumuló en la Puerta del Sol de Madrid se diluya o despilfarre de mala manera por causa de una mala decisión.