Un Gran Pacto, dentro del PSOE

Rubalcaba propone un gran pacto nacional para sacar a España de la crisis del paro y la recesión, ampliado al campo institucional y contra la corrupción, y nos parce muy bien y un esfuerzo más que meritorio del Partido Socialista que ayer aprobó el documento de sus propuestas que luego le ha sido enviado a Rajoy, con una postdata que viene a decir algo así como ‘¡hasta luego Lucas!’.

Porque ya sabe don Alfredo que don Mariano no piensa pactar con él por nada del mundo, porque tiene grabado a sangre y fuego en sus espaldas la frase de “España no se merece un gobierno que le mienta”, que pronunció Rubalcaba en la jornada de reflexión de las elecciones de 2004, tras los atentados del 11-M en Madrid. Y que dio la victoria al grandísimo Zapatero, de cuya herencia hoy ‘disfrutamos’ los españoles y especialmente don Alfredo, que se lleva en sus espaldas todos los palos posibles del gobierno del PP.

Además ¿acaso no fue el formado por Rubalcaba, Garzón y Bermejo el trío que puso en marcha el caso Gürtel sobre la financiación ilegal del PP y el origen del caso Bárcenas? ¿Cree Rubalcaba que, después de los bonitos regalos que le hizo al PP, va a llegar Rajoy y le va a permitir hacerse una foto con él en el palacio de la Moncloa, en plan estadista y echándole un capote sobre los hombros para ver si don Alfredo consigue espantar a Chacón, Madina, Patxi y otros aspirantes al liderazgo del PSOE en esas elecciones primarias por las que todos los días le preguntan a Rubalcaba? Máxime cuando en Moncloa saben que la crisis desgasta más a la oposición.

Si Rubalcaba quiere un gran pacto que empiece por el PSOE dado que tiene la casa sin barrer, a los barones encabritados (ahora es el turno de Tomás Gómez en Madrid por no se sabe qué alcaldía), en Andalucía, Galicia, Cataluña, Madrid, etc. A los aspirantes a la candidatura de 2015 y a la secretaria general afilando las navajas en la cuchillería de la calle Ferraz. Y que se cuide pronto y bien del lenguaraz sabelotodo de Felipe González que va diciendo que el Rey es el mejor embajador de España, con el mismo argumento que se podría aplicara la Pantoja, que es la mejor embajadora de la copla, a ver si alguien se atreve a indultarla.

Y quede claro que el programa para el gran pacto nacional que ha elaborado el PSOE no está nada mal y es muy completo. Pero el mensajero que lo lleva a la Moncloa no es un buen interlocutor para Rajoy. Quien además y, como lo dijo en Sevilla, no es nada rencoroso, pero sí es vengativo y se la tiene guardada a este don Alfredo al que ya le hizo morder el polvo en las elecciones del 20-N de 2011, como primer gran tormento pero no el último. Es decir, que don Mariano antes muerto que pactar con don Alfredo.

Y ¿acaso no saben todo esto Rubalcaba y el PSOE? Pues claro que lo saben, pero piensan que los ciudadanos quieren pactos y ofreciendo su propuesta y la mano tendida al PP el que al final queda mal es Rajoy. Pero eso al señor de Pontevedra le importa un pimiento, y se quita la presión diciendo que el Gobierno debe ejercer su responsabilidad, y que el PSOE no ha apoyado ni una sola de las reformas elaboradas por el Ejecutivo del PP. O sea, no hay nada que pactar ni nada que hacer. Y que se cuide la Casa del Rey de no meter al monarca en esta reyerta, a ver si al final los amigos de la abdicación del Rey van a ser los del PP.