Qué hacer frente a Italia

Hoy en Kiev nos enfrentamos a la hora de la verdad. La Italia de siempre, eterna y correosa, imbatida por Alemania, renovada y al ataque, todo un hueso duro de roer por los ratones colorados de la Selección española que lidera Vicente del Bosque. ¿Qué hacer? El entrenador español no es hombre de sorpresas aunque al inicio del torneo ya nos sorprendió con su nueva estrategia de jugar sin un delantero centro (al carecer de un matador nato como Villa), y por ello utilizó a Cesc como media punta para así trenzar y pasar el balón hasta la mismísima boca del gol.

Había ensayado Del Bosque la salida de en punta de Torres y Negredo, pero no le convenció. Sin embargo si ha llamado la atención que Del Bosque no haya alineado desde el inicio de los partidos a sus dos hombres mas rápidos en las bandas como son Navas y Pedro, a los que suele dejar para la segunda mitad. ¿Porqué? Pues parece que a Del Bosque le gusta salir con un equipo más conservador que controle el balón y frene el ímpetu inicial del adversario para luego, si ha conseguido dominar el balón y cansar a sus oponentes, dar salida a los más rápidos extremos, Pedro y Navas, en pos de desbordar la defensa enemiga que, en ese tiempo podría estar ya cargada de las tarjetas amarillas y con riesgo de expulsión.

Sin embargo esa estrategia no funciono frente a Italia en el inicio de la Eurocopa, donde España sufrió y aceptó el empate, después de un primer tiempo infernal y del susto del gol de Natale nada más iniciarse la segunda parte del encuentro. Un partido donde el astro e incontrolado Balotelli, el cañonero que hundió Alemania, no brilló, pero que ahora, empujado por la energía de su última actuación querrá sorprender a la zaga hispana, rematando todos los balones que le enviará el mago Pirlo, con su tiralíneas de oro, desde cualquier parte del campo.

Entonces, repetimos otra vez: ¿qué hacer? Pues solo tenemos dos opciones salir a la carga desde el inicio con Pedro, Iniesta y Navas en el ataque, Cesc y Alonso en el centro del Campo, y los de siempre, Busquets, Arbeloa, Piqué, Ramos y Casillas, atrás. Lo que, de ser esta la alineación inicial, dejaría a Xavi y Silva, en el banquillo (ambos dan muestras de cansancio) y en la reserva para impulsar el tramo final del encuentro. Y en caso de dificultad y de ir perdiendo Llorente y Torres tendrían que saltar –incluso los dos a la vez- al campo para intentar cabecear el bombeo desesperado de los balones, aunque ojalá no nos veamos en tan desesperada y angustiosa situación.

La idea de salir al ataque, con Pedro y Navas, los mas rápidos, podría tener en esta oportunidad argumentos a su favor porque una final no es lo mismo que un partido de clasificación. Aquí guardar cartuchos para la segunda parte puede ser una temeridad y quien da o marca primero tiene mas posibilidades de alzarse con la victoria final, porque le obliga al contrario a abrir su centro del campo y adelantar sus huestes sin dudar.

De lo que sí estamos seguros es de que la escuadra roja no va a defraudar con su empeño, seriedad, deportividad y tesón. Y no solo por el campeonato que está en juego, que los coronaria en el frontispicio de la historia del futbol mundial si lograran la triple corona, sino porque además estos esforzados deportistas saben que España, el país y los españoles, necesitan este triunfo y esta alegría como un bálsamo especial para mitigar las muchas heridasy sinsabores que en estos tiempos sufre la ciudadanía nacional. La que espera con confianza e ilusión esta anhelada victoria final.