“Il gondolieri” de la Albufera

Francisco Camps, el ex presidente de Valencia, ha posado para la revista Telva remando cual “gondolieri” veneciano en una barca con las que surca las aguas de la Albufera valenciana. Y así y con la desvergüenza política que le caracteriza, Camps, el señor de la ruina, despilfarro y la corrupción que crecieron bajo su mandato, se ríe y declara estar más preparado que nunca para presidir de nuevo la Generalitat e incluso ¡el Gobierno de España!

Y nos dice todo esto el pajarito como si no supiera lo que ocurre a su alrededor (aún no conocía la condena a 6 años de cárcel a su amigo Matas al que él había nombrado embajador valenciano), convencido que la sentencia favorable que le otorgó un jurado falto de luces en el caso de aquellos trajes “gratis total” ya lo ha absuelto de cualquier tipo de responsabilidad penal, política y moral. Olvidando Camps que aún le quedan algunos procesos pendientes por malversación y un reguero de escándalos (como el caso Urdangarin) nacidos bajo su mandato, y que deberían ser motivo más que suficiente para que este personaje a quien sus amigos de Gürtel, El Bigotes y compañía, llamaban “el curita” se fuera a un monasterio perdido por esos montes de Dios a rezar y fustigarse por sus muchos pecados.

Hasta que no lo empitone un juez –o esté a punto de hacerlo- el PP no lo expulsará del partido a pesar del cúmulo de datos y de informaciones que ya tienen en su poder, y que a buen seguro conoce Alberto Fabra su sucesor en la Generalitat y receptor de una tremenda herencia que ya veremos si se puede administrar. Pero Cospedal estará muy ocupada buscándole un empleo a su maridito y demás familia -ya colocó al hermano- y no querrá más problemas de los que tiene no vaya a ser que Camps tire de la manta de la financiación del PP y se organice la mundial.

Y así, Il Gondolieri de la Albufera navega y rema sonriente ante la cámara cristiana y bondadosa de Telva, posando para la eternidad como si fuera la estampa o la portada de otra novela de Blasco Ibáñez titulada, esta vez, “Cañas y fango”. Naturalmente los de El Mundo mundial no resistieron la tentación de meter la instantánea en la portada del diario que cada vez se parece más a “El Caso”. Y todo apunta que escándalos no le van a faltar.

En el PSOE no están mejor, porque lo de los 25.000 euros para el consumo de cocaína del canalla de Guerrero y de su chofer, que le hacía unas preciosas bolsitas para cada ración, y a costa del dinero de los EREs para los parados andaluces, eso es para nota y puede llevar al PSOE andaluz de cabeza al mismísimo infierno electoral de los comicios del próximo domingo. Y lo de Pepiño llamando desde el ministerio para arreglarle unos asuntillos a sus amigotes de Galicia, tampoco se queda manco.

Pero lo de Camps clama al cielo y desde allí un rayo lo fulminará en el día de San Martín. Por delante, va abriéndole el camino su “amiguito del alma” Jaume Matas, el del palacete en Palma de Mallorca y los amigotes del llamado “clan de Pula” con premios de pádel y conferencias veraniegas culturales, imaginamos que bajo el patrocinio del gobierno balear. Por cierto ¿dónde está el ratoncito Pérez? Me dicen que consolando a su otro amigo el chino de la coleta blanca por lo del ático dúplex con baño turco que te conté. Nada que envidiar al ático y dúplex marbellí de Pepe Bono aunque, eso sí, el manchego lo compró con los papeles en regla y no a un misterioso testaferro de Delaware. Pero al final, ya lo verán, con la CAM de por medio y la conexión de Valencia con Palma a través de un yate llamado Clara, propiedad que fue de Paco el Pocero, todo acabará en el crisol de La Mancha, donde habita “el monstruo de Seseña”, que es como el monstruo de las galletas de Barrio Sésamo, pero un poco mas tragón.