Las listas del PP y las Ciencias Ocultas

La campaña electoral está muy aburrida porque a nadie se le ocurre algo original. Por ejemplo, Rubalcaba le podría exigir a Cospedal en su condición de secretaria general del PP que explique cuantas horas pasa en Madrid y cuantas en La Mancha, porque da la impresión que María Dolores pasa mas tiempo en la capital de España que en la capital del Imperio, de siglos atrás.

Y para completar la pregunta otra cuestión aclaratoria: ¿qué opina Cospedal de la ruina y deuda gigantesca de la Comunidad de Valencia –al presidente Fabra casi le cortan la luz- que gobierna el PP, o del gigantesco escándalo de la CAM? Acaso no se rasgó ella el traje de Ferragamo –va de punta en blanco y rojo- con la deuda de La Mancha y la ruina de la Caja castellano manchega, la CCM? Pues, hala, Cospedal a dar explicaciones desde la secretaría general del PP sobre esas otras ruinas del territorio nacional. ¿Y no irá nadie a la cárcel por lo de la CAM? Pregunto.

En el PP se está librando una soterrada batalla por el orden de la lista al Congreso por Madrid, con Aguirre –la bien “pagá”- de los nervios (y llamando a Cascos); el campeón Javier Arenas metiendo bulla para Ana Mato, Gallardón callado, y Rajoy en Babia y silbando no en vano lo suyo es dejar que el tiempo lo pudra todo. Porque dice don Mariano que aún no lo tiene pensado y por ello dieron órdenes en el PP de parar las listas al Congreso hasta nueva orden, no vaya a ser que se organice la parda o la Marimorena antes de la Convención de Málaga, como se armó antes del Congreso de Valencia.

Sin embargo, el movimiento de Rita Barberá anunciando que renuncia a su intención inicial de ser alcaldesa y a la vez diputada, ha tenido muchas lecturas en Madrid. Dijo Rita que se había lanzado a esa piscina porque se sentía falta de cariño por parte de la dirección nacional del PP. Si lo que Rita quiere es amor, pues que se vaya a la piscina de su contrincante Jorge Alarte donde se dice que se dan unas fiestas saturnales y bacanales, con varios ministros incluidos, que son de coco y huevo como “las sultanas” que se venden en Punta Umbría. En realidad a Rita el cariño que le falta es el del nuevo presidente valenciano, Fabra, que es de Castellón y no le da pelota a la alcaldesa que estaba muy mal acostumbrada por Camps al que ella manejaba como a un ninot.

Pero la retirada de la valenciana ha levantado alarmas en Cibeles y cejas en la Puerta del Sol. ¿Quiere decir eso que no se admitirán alcaldes en las listas del PP? No se sabe, y en todo caso ahí está la excepción de Teófila en Cádiz, por más que siempre se podrá decir lo de: “cómo muestra un botón”.

Y hablando de valencianos habría que averiguar que es lo que le pasa a Esteban González Pons que cada día parece mas cabreado y levanta mucho la voz mientras torea en el aire con las dos manos, por aquí y luego por allá, como si fuera a dar un par de verónicas. Vamos a ver Esteban, hijo, tranquilízate y no entres tu al trapo de Rubalcaba, pero ¿no ves que el efecto Alfredo se ha hundido y necesita del lío y de la polémica y del cuerpo a cuerpo con el PP para que no se le vayan los votantes y alguien se acuerde de él?

De Rubalcaba lo que hay que decir es que “no sabe una papa de economía”, lo que es una verdad como un templo que se aprecia un día sí y otro también. El pobre para tapar esa carencia dice que él es ¡de Ciencias! Pero no dice de qué ciencia, porque lo suyo son las Ciencias Ocultas, eso de la magia negra, el tarot, el mal de ojo -con Zapatero se pasó-, las escuchas, los espías, los chivatazos, y el Sitel. Pero de economía no tiene ni zorra idea que es lo que le dirá Rajoy cuando se vean las caras en el debate electoral por televisión, que ya se está empezando a negociar y del que se dice que esta vez lo va a moderar un periodista de verdad, de talento a independiente que se llama Manuel Martín Ferrand. No se atreverán.