Super Barça

Mientras en el Bernabéu se jalean los malos modales de Mourinho, en Mónaco el Barça ha vuelto a ganar la supercopa de Europa frente al Oporto en un partido áspero y poco vistoso donde una vez más Messi marcó la diferencia con el primer gol del encuentro que rubricó Fábregas con un segundo golazo confirmando la victoria con la que los blaugranas asientan su liderazgo europeo y puede que en el mundo si derrotan al Santos de Brasil -y de Neymar-, en la final intercontinental.

Es verdad que este Barcelona de principio de temporada no ofrece el espectáculo sinfónico de meses atrás, pero su calidad y eficacia en la boca de gol mantiene muy alto su pabellón de campeón bajo la batuta de un Guardiola que no deja de acumular títulos y que está forjando un nuevo equipo con Alexis y Fábregas, pero sin cambiar en nada el estilo, su pasión por el control del balón y la verticalidad en pos de la portería enemiga.

Un estilo y una capacidad de golear y derrotar al contrario que ha convertido al equipo catalán en el mas laureado de España y de Europa, a Xavi en el jugador con mas títulos (18) y Messi en la estrella más fulgurante del firmamento del balón.

Desde el palco del Bernabéu -donde se fraguó el último y calculado homenaje a Mourinho, jaleando los instintos mas bajos de su afición- esta nueva victoria del Barça y el último premio recibido por Messi como mejor jugador de Europa -lo que deja a Cristiano Ronaldo por enésima vez en la posición de eterno segundón- se verá como acicate o un reto más para la temporada que se aproxima, pero nada a día de hoy permite imaginar que el Real Madrid -que ha mejorado su juego y su cohesión- le podrá quitar al Barça este año el trono con facilidad. Y ello a pesar que para los catalanes el mantener el nivel de los pasados tres años no les va a ser fácil, entre otras cosas porque muchos equipos parece que le han encontrado a los blaugrana la manera de evitar su prolongado control del balón como lo hizo en Madrid en la super copa de España, y como casi lo logró el Oporto en la primera parte de la final de ayer y hasta que apareció Messi y marcó el primer gol.

El que sigue sin aparecer, por el momento, es el chileno Alexis, mientras que Cesc ya ha dado pruebas de su calidad y capacidad de golear, hasta el punto que puede despuntar como la estrella de la temporada con vistas a ser el futuro sucesor de Xavi en el centro del campo catalán. O sea otra victoria de tronío para los azulgranas que aumentará su ya alto prestigio internacional y una tensa espera para el Real Madrid que este fin de semana se estrena en la Liga -una vez terminada la huelga- con una pesada responsabilidad y el temor de que Mourinho la vuelva a armar a la primera oportunidad.