La jaima y la jaula

Ronald Reagan lanzó un misil contra la residencia oficial de Gadafi y el líder libio salvo la vida porque estaba en su jaima, esa tienda de guerrero trashumante donde habita y recibía a los altos mandatarios de todo el mundo, sus hoy enemigos acérrimos, y que mueve de una lado para otro sin cesar jugando a ser la pimpinela verde del desierto de Libia. Ese rico país en petróleo hundido en la guerra, que parece poner fin a la grotesca dictadura de Gadafi para instalar en el poder a algunos de sus viejos compinches, siempre y cuando permitan a las potencias de Occidente volver a sacar el oro negro de los pozos libios, porque ese petróleo es el mas barato del mundo para refirnar.

O sea, ¿dónde está Gadafi? Pues en su jaima. Los rebeldes que son como el ejército de Pancho Villa pero con fuerza aérea de la OTAN, asaltaron el palacio y cuartel general de Gadafi pero el pájaro había volado y anda por ahí, no se sabe donde lanzando maldiciones contra los infieles y los traidores –“las ratas de la OTAN”, les llama- mientras pide inútilmente que el pueblo se inmole para salvarle la vida a él, a sus hijos y para salvar también la inmensa fortuna que tiene en el extranjero.

El que sí parece que se escapa de su jaula de oro donde estaba cautivo en Nueva York es Strauss Kahn, el tigre acosador de camareras, periodistas, funcionarias, de todo lo que lleve faldas y se ponga al alcance de sus zarpas de insaciable y repugnante depredador sexual. La fiscalía de N.Y. –ahora va a resultar que la gran conspiración judeomasónica es la que apoya al presunto violador- dice que no hay pruebas directas para imputar a semejante personaje, al que le espera otro juicio civil en Estados Unidos –que pretenderá “comprar”- y una seria denuncia por intento de violación en Francia.

Pero siendo todo esto lamentable, y aunque todo apunta a DSK, pronto volverá a embarcarse en un avión con destino a París –a pellizcar a las azafatas a la primera oportunidad- todavía son mucho peores los apoyos y las felicitaciones que le llegan a DSK desde la líderes femeninas y a la vez presuntamente feministas del Partido Socialista Francés, Royal y Aubry, felicitándose ambas de que el acosador y presunto gran delincuentes se haya escapado del cerco de la ley, cuando lo que ambas debían de haber hecho desde hace tiempo es pedir a su admirado y repugnante Strauss Khan que dimitiera como miembro del partido socialista galo. Y todavía, dentro de ese partido, que aún se dice de izquierdas, hay quienes piensan que DSK podría ser el candidato de la izquierda a la presidencia de Francia en las elecciones de 2012.

Naturalmente Sarkozy estará encantado de ver la catadura moral de los dirigentes socialistas de Francia lo que sin la menor duda facilitará su reelección. Sobre todo si el tigre, ahora fuera de la jaula y sediento de sexo y de ambición, vuelve a la jungla a cazar lo primero que se le ponga a su alcance, lo que no sería nada de extrañar.